miércoles, 15 de noviembre de 2017

Así Puedes Proteger la Propiedad Intelectual en Tu Empresa

Tengo una pregunta para ti: ¿qué hace tu empresa para proteger su propiedad intelectual? Quizás tu respuesta sea que no se hace nada al respecto, porque es un negocio pequeño o emergente, así que no es necesario. Incluso puede que no se tenga en mente protegerla... porque no hay ninguna propiedad intelectual que preservar.


¿Cómo que no hay nada que proteger? Te pongo ejemplos: el nombre comercial de tu empresa, tu marca, tu logo, el diseño de tus productos, las fotografías de tu portfolio, el eslogan en el que se basa tu campaña, tu web... Ahora ya si va pareciendo que hay algo que poner a salvo, ¿verdad?


Sigue leyendo y encontrarás información básica acerca de la propiedad intelectual que puede serte de interés.


Así puedes proteger la propiedad intelectual en tu empresa


Qué es la propiedad intelectual


La propiedad intelectual en el ámbito internacional tiene dos facetas, la propiedad industrial y los derechos de autor. En España vas a encontrar que los derechos de autor se entienden como propiedad intelectual según la legislación, aunque tanto la industrial y derechos de autor son propiedades de tipo intelectual, es decir, creaciones.


Las diferencias entre ambos conceptos son las siguientes:


Propiedad industrial


Es la forma de proteger las creaciones inmateriales que tienen relación con la industria y sus actividades.


Podrían ser las patentes, los modelos de utilidad, las marcas, los nombres comerciales, los diseños industriales o las topografías de semiconductores.


Estas creaciones se registran a nivel nacional en la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM).


Creación industrial


Propiedad intelectual (derechos de autor)


Con ella se protegen las creaciones únicas, que no se producen en serie o de forma industrial y en las que queda plasmada la personalidad y espíritu de su autor.


Pueden ser literarias, como las novelas, los poemas, los ensayos, las obras de teatro, las películas, las obras musicales, los programas de TV, etc. También las de tipo artístico como las pinturas, los dibujos, las fotografías, las esculturas y los diseños artísticos o arquitectónicos. Y en el apartado de propiedad intelectual también se recogen las reglas para juegos y los programas de ordenador.


Este tipo de creaciones se registran en España en el Registro de la Propiedad Intelectual


Creación artística


Motivos para tomarse en serio la propiedad intelectual

  • Puede suponer una fuente recurrente de ingresos para la empresa.

  • Es una forma de recompensar el tiempo y esfuerzo que conlleva un proceso creativo

  • Evita que otros se aprovechen de ese tiempo y ese esfuerzo sin nuestro permiso... y sin una compensación económica.

  • En caso de que necesites inversión en tu negocio, estos derechos general valor y confianza de cara a los posibles inversores.

  • La propiedad intelectual es vital para la innovación, la creatividad y el intercambio de conocimiento; que son la base del progreso en la sociedad.

  • Se puede dar continuidad a las innovaciones del pasado, creando sobre las bases de las anteriores.


Proceso creativo


Consejos para protegerla
 
  • Destierra la creencia de que nuestras ideas, conocimientos y proyectos no son importantes para otros, porque, por muy pequeña que sea la compañía, siempre habrá alguien interesado en ellos.

  • Analiza los activos de propiedad intelectual que tiene la empresa (y todas los tienen) y prepara una estrategia para protegerlos. Estos activos pueden ser desde el nombre comercial a un diseño industrial.

  • Ten presente estos activos de propiedad intelectual cuando vayas a poner en marcha un negocio. Habrá que reflejarlos en el plan de empresa, ya que suponen unos gastos derivados de la estrategia encaminada a protegerlos (registro, patentes, abogados...).

  • Registra convenientemente la propiedad intelectual. Estos registros pueden tener ámbito de aplicación regional, nacional o internacional. Antes de elegir una u otra opción es importante valorar la que más nos interese, según el territorio en el que desarrollemos (o vayamos a desarrollar) nuestra actividad. Es recomendable que conozcas la legislación en cuanto a propiedad intelectual del propio país, así como de los otros países en los que se vaya a registrar, aunque suelen ser bastante similares, especialmente en la Unión Europea.

  • Pon los medios de seguridad necesarios para que los empleados o colaboradores no se lleven información sensible de la compañía cuando se desvinculan de ella: NDAs, sistemas de control de la información y los dispositivos previos a la marcha del trabajador, control de los dispositivos de la empresa, implantación de protocolos seguros a la hora de compartir datos, impedir que la información delicada sólo sea manejada por una sola persona, etc.

  • Es importante que informes a los empleados y colaboradores de la importancia de la discreción con la información de la empresa en general y de cada proyecto en particular.


Empleados trabajando en un proyecto creativo


  • Exige la firma de contratos de confidencialidad (NDA - Non Disclosure Agreement) a los trabajadores y colaboradores, a fin de evitar que la información se filtre a otras personas ajenas a la empresa o al proyecto.

  • Destruye adecuadamente los documentos, tanto en formato físico como electrónico. Es una de las formas de impedir que los datos importantes acaben en malas manos.

  • Utiliza marca de agua en los documentos para evitar las copias o la apropiación indebida, o al menos intentarlo.

  • Ante cualquier duda, te aconsejo que contrates a un abogado especializado para que se encargue de asesorarte. 



No dejes que otros se aprovechen de tus creaciones y protégelas. 





Post relacionados:

El Contrato de Confidencialidad. ¿Qué Es y para Qué Sirve? 
La Importancia de la Marca Comercial
Uso de Logotipos y Marcas Comerciales de Terceros


La primera vez que apareció el post Así Puedes Proteger la Propiedad Intelectual en Tu Empresa fue en el blog de Todos Somos Clientes.


Licencia de Creative Commons
Así puedes proteger la propiedad intelectual en la empresa by 1 de N Tecnologías de la Información - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

¿Qué Permisos de Das a las Aplicaciones en Tu Smartphone?

¿Cuántas apps tienes en tu teléfono? Me imagino que muchas, como la mayoría de usuarios. ¿Y sabes a cuánta información le permites el acceso a cada aplicación que instalas?


Piensa en cuánta información llevas ahora mismo en tu teléfono inteligente. Documentos relacionados con tu trabajo, tu agenda, tus datos bancarios, fotos personales... Y eso es sólo una pequeña parte de todos los datos personales que contiene ahora mismo tu móvil.


Probablemente te preocupe mucho perder esa información si extravías o pierdes tu terminal. Seguro que te entrarán escalofríos al pensar lo que podrían hacer otros con tus contactos, con el acceso a tus perfiles en redes sociales o con las facturas que tienes escaneadas para enviarlas a tu gestoría. Pero, ¿te inquieta en la misma medida que esos datos acaben en otras manos y que seas tú mismo quien les des permiso para acceder a ellos?


¿Qué permisos das a las aplicaciones en tu smartphone?


Pues eso es lo que ocurre en muchos casos cuando le damos permisos de todo tipo a las aplicaciones que instalamos. Les damos acceso a nuestra localización, a la agenda, a nuestra cámara, a la galería de fotos, al micrófono del teléfono, a los perfiles en redes sociales para que publiquen en nuestro nombre, a las cuentas vinculadas al dispositivo, a la ID del dispositivo, a los datos de llamadas o a información sobre las conexiones WiFi. Y la mayoría de esos permisos no son imprescindibles para el funcionamiento de la aplicación.


Imagina lo que puede hacer el proveedor con todos esos datos que les pones en bandeja. Y no sólo eso, es que esa información también puede ser compartida con terceros. En algunos casos se informa de esa cesión en las condiciones de uso, con la justificación de que se piden esos permisos para ofrecer un servicio mejor y más personalizado, pero en otras no se informa al usuario. Lo cierto es que a esos proveedores y a esos terceros se les está permitiendo conocer (casi) todo sobre uno mismo a través del móvil.


Esas malas prácticas incumplen todas las normativas en cuanto a la protección de datos personales y privacidad de los usuarios. Supuestamente las aplicaciones deberían recabar únicamente la información imprescindible para su funcionamiento (calidad de los datos), debería aparecer claramente indicada la política de privacidad que se sigue, se debería indicar la finalidad para la que se recogen los datos, tendría que aparecer identificado el responsable de la aplicación y sus datos de contacto, cómo ejercer los derechos ARCO, el fichero en el que se recogen los datos, si hay cesión a terceros, etc. ¿Cuántas aplicaciones tienes en tu terminal que lo cumplan?


Privacidad
 
 
Convencer a todos los proveedores de que sean responsables y respetuosos con la privacidad de los usuarios es algo difícil, pero lo que es más sencillo es tomar medidas a título individual para que nuestra información no esté a disposición de todo el que ponga una aplicación en una plataforma.


Aquí tienes algunos consejos que te ayudarán a mantener tu privacidad (y tu seguridad) a salvo, o al menos intentarlo.


  • Desactiva la opción de descargar de fuentes desconocidas que suele estar activado de serie en la mayoría de los smartphones. 


  • Instala un antivirus / antimalware. No es garantía de seguridad frente a los accesos que permitas tú, pero sí que te alertarán (en cierta medida) si la app puede contener malware y frente a otros ataques contra tu terminal y tu información. 


  • Descárgate siempre las aplicaciones de sitios oficiales


Aplicaciones en smartphone


  • Consulta las opiniones de otros usuarios antes de descargarte una aplicacion.  


  • Lee las condiciones de uso y política de privacidad. Y hablo de leerlas de verdad. Aunque suele ser algo aburrido y farragoso, lo cierto es que si leyésemos y comprendiésemos lo que implica instalarlas, probablemente no tendríamos ni la cuarta parte en nuestros smartphones.


  • Instala solo aplicaciones de confianza. Si ya de por sí las apps de fiar te van a pedir todo tipo de permisos, imagina lo que puede ocurrir si detrás de ellas hay desarrolladores irresponsables. 


  • Instala únicamente las aplicaciones que vayas a utilizar, no caigas el el Diógenes digital y acumules sin sentido. Cuantas más tengas, más difícil te será tenerlas controladas.


  • Revisa periódicamente tus aplicaciones y borra las que no uses habitualmente. Si las vuelves a necesitar de nuevo, vuélvelas a instalar. 


  • Cuando aceptas los términos y condiciones, aceptas por defecto todos los permisos que pide la app. Si quieres reducirlos tendrás que hacerlo después, si es que te lo permite.  


Móvil y mano con gesto de aprobación


  • Revisa los permisos de todas las aplicaciones que tienes instaladas. En caso de que sean excesivos o no tengan nada que ver con su funcionamiento, recorta esos privilegios o bórralas. En Android tienes varias formas de hacerlo, puedes entrar en Ajustes - Ajustes de aplicaciones - Administrador de Aplicaciones, y ahí elegir qué permisos le otorgas a cada app. O puedes ir a Ajustes - Administración de aplicaciones y desde él ir entrando en cada app para comprobar los permisos. En iOS, por ejemplo, puedes acceder a Ajustes y desde ese menú entrar en casa aplicación para ver los permisos que tiene cada una.


  • A la hora de restringir privilegios de las apps ten presente que algunos serán necesarios. Por ejemplo, Instagram tendrá que tener acceso obligatoriamente a tu cámara o a tu galería para poder funcionar. O Shazam o S Voice tendrán que tener acceso al micrófono. Así que antes de recortar permisos, valóralo. 


  • Ten en cuenta que al restringir permisos (no necesarios) en muchas aplicaciones te van a poner problemillas. En algunos casos te saldrán varios mensajes diciéndote que algo a salido mal cuando utilices la apps, aunque con ignorar o cerrar el mensaje seguirá funcionando perfectamente. Te pongo un ejemplo: a mi en Gmail al haberle quitado algunos permisos a Google Play me aparece un aviso diciéndome que tiene problemas y me pide que vuelva a intentar acceder. De hecho son dos mensajes consecutivos que desaparecen al pulsar Aceptar.   


Y, sobre todo, el mejor consejo es tener mucho sentido común.




Post relacionados:

Consejos Básicos para Mantener Tu Privaciadad en Internet
Utiliza Tus Wearables con Seguridad 
Consejos para una Conexión Segura a una WiFi Pública 


La primera vez que apareció el post ¿Qué Permisos de Das a las Aplicaciones en Tu Smartphone? fue en el blog de Todos Somos Clientes. 


Licencia de Creative Commons
¿Qué permisos les das a las aplicaciones en tu smartphone? by 1 de N Tecnologías de la Información - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

miércoles, 1 de noviembre de 2017

Cosas que los Clientes Odian... y Mucho

Todos los que trabajamos directamente con clientes esperamos que nos quieran. Que quieran nuestros productos, nuestros servicios, nuestra atención. Lo intentamos día a día. O esa es la teoría. Porque hay muchas cosas que los clientes odian, y mucho.


Y conocer eso que odian es el primer paso para evitarlo, ofreciendo a nuestros clientes justo lo que necesitan y lo que esperan de nosotros y de nuestra empresa.


A continuación te cuento lo que a los clientes les enfada más...



Cosas que los clientes odian... y mucho
 

Promesas y mentiras


Que le hagan promesas que no se pueden o no se quieren cumplir, o que simplemente se olvidan. Estos incumplimientos pueden ir desde no hacer una llamada posterior a no cumplir un plazo de entrega.


Que le mientan. En cualquiera de sus formas. El cliente prefiere una verdad molesta, antes que una mentira atractiva para él. Imagina la típica situación en la que una dependienta de una tienda de ropa le dice a una clienta que el vestido que se está probando le queda como un guante. Puede que la clienta acabe saliendo con la prenda por la puerta, pero cuando se la vea en casa y varias personas le digan que le sienta peor que un tutú de color rosa a Terminator, odiará a la dependienta por engañarla, devolverá el vestido y nunca más comprará en el establecimiento. La clienta habría preferido una verdad en el probador a pasar por el trago de verse mal en casa y escuchar los comentarios negativos por parte de otras personas... o arriesgarse a salir hecha un adefesio a la calle.


Cuestión de detalles


Que no cuiden los detalles. El cliente espera no sólo un buen producto o un buen servicio, también quiere que el proveedor se preocupe de esos pequeños detalles que marcan la diferencia.  



Cliente acusando con el dedo
 

La actitud


Que no se responsabilicen de los errores. No, no quiere que la otra persona acabe culpando de los problemas o equivocaciones o otros. A otra persona, a otro departamento, a las circunstancias... a la vida. Incluso hay quien es capaz de culpar al propio cliente.


La soberbia y la condescendencia. En cualquiera de sus variantes producen rechazo.


Que no le escuchen. El cliente quiere que le escuchen por varios motivos. Sobre todo, porque todos queremos ser escuchados, independientemente de la situación y el interlocutor. Y también porque si no nos escuchan sabemos a ciencia cierta que no nos pueden dar una respuesta adecuada.


Que le digan que lo que tiene es malo. Hay quien inicia la conversación con el cliente echando por tierra lo que ya tiene, porque lo suyo es mucho mejor. Esto es un error, porque lo que ya tiene es elección suya y al decirle que es malo, se le está sugiriendo que no es muy listo. Está claro que hay que poner en valor nuestro producto, pero teniendo cuidado de no ofender al otro.  


Que le traten con malos modales. El cliente aborrece las muestras de mala educación: que no le saluden cuando llega, que no le miren cuando le hablan, que no le ofrezcan un asiento si la atención se produce en una mesa, que utilicen con él un tono desagradable, que le traten con desprecio de palabra o con las formas, que le griten, que le insulten de forma directa o solapada...


Que le traten con desgana. El cliente espera que le traten con cierta consideración, al fin y al cabo es importante para el negocio. Y el quien paga, así que al menos quiere que le atiendan con un cierto interés.


Que no haya empatía por parte del interlocutor. El cliente espera que él, sus intereses y sus sentimientos le importen al proveedor. No quiere sentirse un número o una cuenta. Y quiere que la empatía que se le muestra sea sincera.


Que desacrediten lo que le ocurre o lo que piensa. Hay una cierta tendencia a decirle al cliente cosas como "eso no es nada", "si usted viese lo que le ha ocurrido a...", "no se preocupe, es una tontería"... Para el cliente lo suyo es lo más importante y le molesta que el otro no lo vea así, minimizándo en ocasiones hasta el ridículo. 


Que el proveedor le cuente su vida. Todos sabemos que las técnicas de venta recomiendan establecer una relación cordial y de confianza con el cliente, pero de ahí a contarle los más mínimos detalles de un divorcio o de los problemas con el jefe directo hay un mundo. Una cosas es hablar de aficiones comunes, y otra muy distintas considerarle un amiguete.


Que jueguen la baza del miedo. Es algo muy común en ciertos sectores (seguridad, finanzas, seguros..). Y el cliente lo rechaza, consciente o inconscientemente, lo que termina finalmente con la pérdida del cliente. 


Lo que se dice


Que no acepten un no por respuesta. Hay proveedores que creen que cuando el cliente da una negativa esta no es firme y que está esperando sus dotes de persuasión con ansia. No es no, y punto. 


Escuchar discursos enlatados, tanto en persona como en comunicaciones telefónicas. Tener un guión está bien, pero utilizarlo tal cual, sin adaptarlo a la persona y a las circunstancias se paga caro delante del cliente.


Que quien tiene delante hable demasiado, o demasiado poco. En el primer caso el cliente percibe que no se le escucha, que se le abruma con información y que la otra persona se siente con más derecho a hablar que él. En el segundo lo que puede pensar es que la persona que le atiende no tiene interés, no conoce el tema que les ocupa, que es inseguro o que no es digno de confianza.


Que le digan que no se enfade. El cliente necesita enfadarse primero y razonar después. Si se desautoriza su derecho al enfado lo que se consigue es justo lo contrario. 

 

Discusión



Que el interlocutor se tome demasiadas confianzas. Incluso si hay una buena relación, es imprescindible establecer unos límites en la interacción cliente-proveedor. Estos límites garantizan el respeto por ambas partes.


Que no sepan su nombre. O que no dejen de decirlo cada dos frases. En el primer caso se muestra desidia y falta de profesionalidad, porque el proveedor debe conocer el nombre de su cliente. Y por el contrario, no parar de decirlo en lugar de promover la cercanía acaba convirtiéndose en hastío. 


No conocer el nombre de la empresa. Cuando se trata de un cliente de empresa, es importante saber el nombre, y saberlo bien. En mi caso, cuando se dirigen a 1 de N Tecnologías de la Información, me enfada sobremanera que muchas de las personas que se comunican con nosotros no sepan ni decir ni escribir el nombre de la empresa. De hecho, me predispone negativamente ante cualquier otro acercamiento posterior. 


El tiempo


Las esperas interminables. Y esto es aplicable a la atención personal o telefónica. El cliente no quiere esperar. Y tiene razón. Al fin y al cabo es su tiempo y nadie debe robárselo sin motivo. Es importante establecer procesos en cualquier punto de la actividad profesional que eviten las esperas. Si la espera es imprescindible, lo recomendable es explicar cuánto y por qué de forma clara.


Que abusen de su tiempo. El cliente aborrece que alguien que le quiere vender algo desperdicie su tiempo, tanto en persona como por teléfono. Es importante evitar las visitas de ventas interminables o las llamadas eternas que desde el principio se ve que no van a llegar a ninguna parte. 



El tiempo vuela...



Tener que explicar a varias personas lo que necesita hasta llegar a un interlocutor válido.


No tener un número al que llamar. Hay casos en los que el cliente no es capaz de averiguar el número en el que puede contactar con la persona o el departamento que necesita, puesto que no está visible ni en la web, ni en las firmas de los correos electrónicos ni en la publicidad. Y eso puede llegar a defraudarle mucho.


Llamadas y correos


No tener un correo electrónico al que dirigirse. En ciertos casos, las empresas únicamente tienen visible un formulario de contacto, no un e-mail, algo que puede enfadar mucho al cliente. La mayoría de nosotros somos conscientes de que los formularios no se leen, no se responden o no llegan a su destino, por lo que preferimos un correo electrónico para comunicarnos con las empresas. 
 

Recibir demasiadas llamadas o correos electrónicos. Es la mejor forma de perder clientes, puesto que terminan aborreciendo, no a la persona responsable de las comunicaciones, sino a la empresa que está detrás.


Hablar con un contestador automático. Aunque es perfectamente comprensible que las empresas tengan contestadores automáticos fuera del horario laboral, es frecuente que se utilice este método para filtrar llamadas o para sustituir a las personas si están ocupadas o fuera de su lugar de trabajo. Y a los clientes les enfada, especialmente si el contestador es meramente informativo y ni siquiera pueden dejar un mensaje.



Clienta enfadada



Hacer un llamada y encontrarse con un distribuidor automático que le da mil y una instrucciones para acceder al departamento o persona con los que necesita contactar. Y les enfada más aún si el distribuidor no es eficiente y les dirige de forma equivocada. Es frecuente no tener disponible la opción que se busca en el menú, así que se acaba pulsando el número que más se acerca al departamento con el que se desea hablar... y cuando nos atienden en él nos encontramos con una bronca monumental "porque nos hemos equivocado".  


Recibir una llamada desde un distribuidor automático y estar esperando varios segundos al otro lado a que el operador se manifieste, diciendo "¿diga? Incluso acaban colgado desde el distribuidor. Y cuando se devuelve la llamada es para darnos cuenta de que hemos hecho una llamada para que nos vendan, o incluso para escuchar un mensaje que nos dice que el teléfono no existe. ¿Cómo que no existe, si han llamado desde él hace un momento? ¿Hay que llamar a Cuarto Milenio, o qué?


En el establecimiento


Que no les atiendan cuando entran en un establecimiento. La sensación de abandono produce rechazo al cliente. En algunos casos se llevará a salir por la puerta directamente y en otros a permanecer en él pero salir sin comprar. Es una forma de castigar inconscientemente esa desidia.


No dejarle ni a sol ni a sombra. Todo lo contrario que en el caso anterior. El cliente odia que no le dejen mirar tranquilamente los artículos de la tienda, teniendo a un dependiente detrás preguntando si le puede ayudar cada 15 segundos o recomendándole producto tras producto. 


Que le vigilen como si fuese un delincuente. Hay establecimientos en los que se trata a los clientes como a ladrones potenciales, mirándoles con desconfianza y siguiéndoles a cada paso... por si acaso. A nadie le gusta sentirse así. 




Post relacionados:

Cómo Gestionar el Enfado de un Cliente 
Qué Hacer con las Objeciones de Tus Clientes 
Cómo Pedir Disculpas a Tu Cliente
Cómo Esquivar a los Vendedores Más Insistentes 


La primera vez que apareció el post Cosas que los Clientes Odian... y Mucho fue en el blog de Todos Somos Clientes


Licencia de Creative Commons
Cosas que los clientes odian... y mucho by 1 de N Tecnologías de la Información - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

miércoles, 25 de octubre de 2017

Plantillas Web Vs Diseño Personalizado

Si estás pensando en poner en marcha tu sitio web, probablemente te estarás preguntanto si te conviene más utilizar una plantilla web o encargar a un profesional que te lo diseñe de forma personalizada. Las ofertas y opiniones en un sentido u otro son muchas y variadas, por lo que no suele ser fácil escoger.


Para ayudarte a elegir entre plantilla o diseño personalizado para tu web quiero comentarte las posibles ventajas e inconvenientes de ambas opciones. Intentaré ser lo más ecuánime posible, aunque te aviso desde ya que personalmente prefiero la personalización total de los sitios.


Te invito a que sigas leyendo para saber más...


Plantillas vs diseño web personalizado


Plantilla web


Ventajas


  • Tienes muchas plataformas entre las que elegir, muchas de ellas bastante actuales y atractivas.

  • Tienen un bajo coste, o incluso las puedes encontrar gratuitas. Eso sí los gastos del hosting, del dominio y otros derivados de la puesta en funcionamiento los tendrás que pagar, bien al mismo proveedor de la plantilla que elijas o a otro que busques por tu cuenta.

  • El cliente percibe una gran rapidez entre la elección de la plantilla y la obtención del sitio listo para funcionar.

  • Si se requiere cambiar el look, al funcionar bajo una plataforma (Joomla, Drupal o WordPress, por ejemplo), no hace falta hacer ajustes en los contenidos existentes para actualizar el aspecto del sitio.

  • Si se tienen unos mínimos conocimientos, utilizar cualquier plantilla es de lo más sencillo, lo que aporta bastante independencia.

  • No necesitas buscar a un buen profesional del diseño o la programación.


Página web


Inconvenientes


  • El coste de la plantilla suele ser muy asequible o incluso free, aunque los costes ocultos y recurrentes pueden darte más de una sorpresa (hosting, dominio, pasarelas de pago...).

  • Las opciones premium implican la intervención de un diseñador web y un programador que tendrán que hacer los cambios requeridos por el cliente, algo realmente difícil porque retocar un código acaba siendo más lento y farragoso que hacerlo desde el principio... incluso más caro.  

  • Otros de los motivos por los que puedes necesitar un programador a pesar de utilizar una opción gratuita son: errores en la programación de la plantilla que requieran a un profesional para solucionarlos o que ésta esté sin terminar y no consigas que funcione correctamente. En ese caso terminarás necesitando (y pagando) una personalización.

  • Los diseños son limitados, por lo que la capacidad real de personalización es poca. Seguro que has recibido tarjetas de visita que proceden de las plataformas low cost de impresión digital... y se nota de dónde proceden. Y no porque tengan una mala calidad o un mal acabado, Incluso pudiendo cambiar colores, disposición, fuentes y contenidos, la mayoría somos capaces de identificar la plantilla utilizada por el cliente, por no hablar de que solemos imitar lo que ya hemos visto, y tarjetas similares a esas han pasado ya por nuestras manos en muchas ocasiones. 

  • Los diseños acaban repitiéndose en multitud de negocios. Incluso aunque se cambien colores, fuentes y disposición, lo cierto es que el aire similar de las estructuras de los sitios es percibido por el cliente como falto de originalidad.

  • Cuanto más atractiva sea la plantilla, más clientes la habrán elegido, así que la tuya será la enésima con el mismo aspecto.  

  • Se busca encajar el negocio en la plantilla, en lugar de procurar que sea el sitio el que se ajuste a la actividad.  

  • Si personalizas mucho, lo más probables es que el diseño termine por no ser demasiado armónico. Cuando un diseñador crea una plantilla, procura que forme un todo, tanto a nivel estético como de funcionalidades; si se realizan muchas modificaciones, el diseño final acaba siendo incoherente... y se nota. Es como el chef que crea un plato. Lo hace pensando en que haya armonía entre texturas, sabores, aromas y aspecto. Si el cliente quiere cambiar la lechuga por canónigos, el aceite de oliva virgen extra por aceite de girasol, las nueces por almendras, el atún por jamón, el vinagre por limón... el plato ya no es el plato y lo más seguro es que no sea apetecible.

  • Puede haber dificultades al hacer actualizaciones o a la hora de instalar nuevos plugins.  

  • El tiempo de carga suele ser importante, porque se incluyen muchas funcionalidades para cubrir varios objetivos generales. Muchas de ellas no las necesitarás, pero al estar ahí ralentizarán la carga de forma perceptible. 

  • En muchos casos te verás obligado a incluir el nombre del diseñador o desarrollador en tu web, por el mero hecho de utilizar su plantilla. Esto es publicidad gratuita que puede interesarte o no que esté asociada con tu negocio. Y, cuidado, porque en muchos casos si pretendes desactivar el branding para que no aparezca su autoría... te desactivarán el sitio.  

  • Detrás de la plataforma no hay un diseñador y un desarrollador a disposición del cliente para ayudarle a escoger el mejor sitio para su negocio, para solucionarle dudas o solventar problemas.


¿Para quién es adecuada?


  • Para aquellos que tengan un presupuesto muy ajustado.

  • Para actividades muy sencillas, con poca capacidad de crecimiento y cambio. 

  • Para los que comienzan una actividad y aún no están muy seguros de cómo estructurar su negocio, del tipo de actividad o de su viabilidad. 


Diseño web


Diseño personalizado


Ventajas


  • Tendrás unas funcionalidades y diseño específico para tu tipo de negocio y necesidades.

  • El sitio puede ir creciendo al mismo tiempo que tu negocio. Si se diseña desde el principio, se podrán ir añadiendo funcionalidades nuevas sin que la web se resienta.  

  • El resultado será más creativo.

  • Se optimiza el diseño de la web para cumplir los objetivos que busca el cliente.  

  • La estética será armónica, porque se creará desde el principio, sin tener que modificar un estilo preexistente sobre la marcha para hacerlo encajar con tus necesidades.

  • El diseño estará orientado a lo que el cliente realmente necesita, teniendo en cuenta el tipo de sector, de actividad, la experiencia de los usuarios y el posible crecimiento del negocio en un futuro.

  • Puedes tener tantas páginas como necesites y puedes añadir más o quitar algunas según vaya desarrollándose tu negocio. 

  • Tendrás un presupuesto claro desde el principio, sin tener que preocuparte por los gastos ocultos o los recurrentes inesperados.

  • Obtendrás una mejor relación coste-beneficio, puesto que se diseña específicamente para que te funcione.  

  • La velocidad de carga será mucho más rápida, porque el desarrollador sólo incluirá las funcionalidades que vayas a necesitar realmente. Y eso beneficia de forma notable a tu SEO.

  • Al estar diseñado desde cero, y siempre que el desarrollador sea profesional, es más difícil que haya brechas de seguridad en tu sitio web. 

  • Se diseña para que el sitio sea indexado por los buscadores. 

  • El diseñador y el desarrollador están a disposición del cliente para resolver dudas y solucionar los posibles errores que surjan.

  • Hay un técnico que solucionará las posibles incidencias. 


Página web


Inconvenientes


  • Debes buscar a profesionales del diseño y el desarrollo web para que el trabajo sea óptimo. En el mundo web, por desgracia, no todos los que se autodenominan diseñadores o desarrolladores web lo son. Para encontrarlos puedes pedir consejo a otros usuarios, buscar opiniones en Internet... o contratarnos a nosotros.

  • El diseñador debe saber trabajar en armonía con el desarrollador y el experto en marketing on-line. Y hacerle caso al cliente y no actuar como una estrella del diseño ;) 

  • Hace falta un equipo de trabajo para lograr un buen resultado: diseñador, desarrollador, técnico de soporte, un experto en marketing on-line...

  • El proceso desde que le des el visto bueno al desarrollador/diseñador hasta que la web esté en funcionamiento es más largo que en el caso de que elijas una plantilla web.  

  • El coste puede ser mayor que en el caso de que uses una plantilla. Pero, ojo, estoy hablando de un trabajo profesional, llave en mano y sin sorpresas; porque hay plantillas a las que si se le suman los gastos ocultos y extras pueden tener un coste muy superior a un desarrollo personalizado.

  • Necesitarás un mantenimiento del sitio para tenerlo al día y asegurarte de que tienes soporte técnico.


¿Para quién es adecuada?


  • Para aquellos que quieren orientar el sitio web a sus clientes.

  • Para quienes quieren que el diseño de su web esté alineado con su actividad y con el criterio estético de su negocio.

  • Para aquellos que buscan reforzar su imagen de marca con su sitio.  

  • Para quienes necesiten funcionalidades muy específicas, algo que es imposible conseguir con una plantilla.

  • Para los que necesitan un soporte que les pueda ayudar a nivel técnico. 


¿Qué tipo de diseño para tu web elegirás? ¿Plantilla o diseño personalizado?





Post relacionados:

Consejos para Contratar del Desarrollo de Tu Web
¿Dominas Tu Web? 
Dominios en Internet: ¿Cómo Te Llamas? 


La primera vez que apareció el post Plantillas Web Vs Diseño Personalizado fue en el blog de Todos Somos Clientes.



Licencia de Creative Commons
Plantillas web vs diseño personalizados by 1 de N Tecnologías de la Información - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

¿Ya nos sigues por correo electrónico?