jueves, 11 de enero de 2018

Sí, Aunque No lo Creas, Necesitas una VPN

Seguro que has oído hablar de la VPN, de hecho en este blog también te la he mencionado en algunos post relacionados con la privacidad y la seguridad en Internet. 


Y no es algo nuevo, para nada, aunque sí es muy útil. Y es recomendable para todos: usuarios particulares, autónomos y empresas. Así que sí, aunque no lo creas tú también necesitas una VPN.


Sigue leyendo y encontrarás información básica acerca de las VPN y las ventajas que te pueden proporcionar


Sí, aunque no lo creas, necesitas una VPN

Qué es


Las siglas VPN significan Virtual Private Network, es decir red privada virtual. Esta red permite que la información que transmitas a través de Internet viaje cifrada hasta llegar a su destino, por lo que no será accesible para alguien que pueda interceptarla en el camino. El servidor de VPN funciona como canal e intermediario para el envío de esos datos. Y por otra parte, oculta la identificación de tu dispositivo y de tu localización a otros.


Para que lo entiendas mejor, aquí tienes tres gráficos, dos explican cómo funciona una conexión sin VPN, a través de router y de datos móviles; el tercero cómo se produce la conexión con red privada virtual.


Sin conexión VPN


(Router/módem)




(Datos móviles)




Con conexión VPN




Otra de las ventajas de la VPN es que se pueden tener diferentes dispositivos conectados en red local que pueden interactuar entre ellos y salir a Internet de forma segura, tanto si su conexión es física, como si lo hacen a través de Internet.


El caso de estar conectados físicamente sería por ejemplo el de la oficina que cuentan con ordenadores de sobremesa, impresoras y escáneres.



 
En otros casos los dispositivos no están en la misma ubicación, lo que suele darse cuando hay trabajadores y colaboradores realizando su labor a distancia o se trata de una empresa con varias oficinas utilizando información y recursos comunes.


Ventajas


Permite un acceso seguro a una red de trabajo desde una ubicación diferente a las instalaciones de la propia empresa, lo que facilita conexiones seguras cuando se trabaja como freelance, si un empleado necesita realizar su labor mientras está desplazado o cuando hay colaboradores o clientes que necesitan conectarse a la red de la compañía para consultar o aportar información.


La VPN oculta la ubicación real a los proveedores de contenidos o servicios. De tal modo que puedes saltarte las restricciones de contenidos por localización geográfica. Lo ideal es que el proveedor de VPN tenga varios servidores en distintos países para que puedas utilizar el que más te convenga.


También oculta el uso al proveedor de acceso a Internet. Te pongo un ejemplo, estás de viaje y te conectas a la WiFi de tu hotel (considero en este caso al hotel como proveedor de acceso a Internet). El hotel sabe que hay alguien conectado y transfiriendo información, pero no sabe ni quién es ni que datos se mueven. Esto siempre que tengas la VPN conectada, porque si no toda tu información será visible tanto para el proveedor de acceso a Internet como para el de contenidos. Si vas a leer el periódico desde tu habitación y no estás conectado a tu servidor de red privada, el hotel sabrá que estas utilizando tu dispositivo y que estás leyendo el periódico, incluyendo la hora de conexión y el tiempo de uso del servicio. Y el periódico también sabrá todo sobre ti: dispositivo, IP, localización, características de la conexión...


Router


Facilita que puedas descargarte contenidos P2P (legales, of course), evitando el boicot de los proveedores de acceso a Internet, que ponen problemas con la descarga de torrents, incluso legítimos.


Reduce los riesgos a la hora de conectarse a una WiFi pública. Y digo bien, se reduce, no se elimina, por lo que es conveniente extremar las precauciones a la hora de enviar datos sensibles.


Inconvenientes


La velocidad de conexión puede disminuir algo por el cifrado de los paquetes de información y los protocolos de seguridad, aunque es un pequeño precio para conseguir más privacidad.


Puede darte la impresión de una seguridad total a la hora de enviar información a Internet, lo que es totalmente erróneo. Es un método más seguro, pero no es inexpugnable.


Qué pedirle a tu proveedor de VPN


Antes de nada, debes tener claro el uso que le vas a dar. No es lo mismo utilizarlo únicamente para recoger el correo que para ver la televisión de otro país. En el primer caso, te valdrá casi cualquier cosa. En el segundo, necesitarás algo más potente y con un canal más garantizado y estable.


Que sea seguro y fiable, para contar con la mayor cantidad de garantías de seguridad y privacidad posibles. Porque no todos lo son, por desgracia. 


Ciberseguridad


Que tenga servidores en diferentes países, para poder emplear el que más te interese en cada momento, en el caso de que vayas a consultar información con restricción geográfica.


A la hora de elegir entre un servicio de VPN gratuito o de pago, ten presente que si el servicio es gratis, el precio eres tú y lo vas a pagar con los propios datos que ocultan a otros, porque luego los venden.


Y si no tienes claro a qué proveedor de VPN elegir, siempre puedes configurar un ordenador para que funcione como servidor de red virtual privada. Eso sí, debe tener conexión constante a Internet, estar siempre encendido y estar situado en un lugar seguro que no tenga fácil acceso para cualquiera.


¿Tendrás ahora una VPN después de leer esta información?




Post relacionados:

Consejos Básicos para Mantener tu Privacidad en Internet 
Consejos para una Conexión Segura a una WiFi Pública


La primera vez que apareció el post Sí, Aunque No lo Creas, Necesitas una VPN fue en el blog de Todos Somos Clientes. 


Licencia de Creative Commons
Sí, aunque no lo creas, necesitas una VPN by 1 de N Tecnologías de la Información - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

miércoles, 3 de enero de 2018

Recopilación de 2017 de Todos Somos Clientes

El 2017 ha finalizado con muchos proyectos cerrados que nos han supuesto esfuerzo, trabajo e ilusión a partes iguales. Aunque lo mejor nos espera a la vuelta de la esquina, en este año recién comenzado, tanto a ti como a nosotros: ideas nuevas para poner en marcha, ilusión (por toneladas), éxitos, aprendizaje... e ingresos, si puede ser.


Dentro de esos proyectos que hemos llevado a cabo en el 17 ha estado este blog, en el que hemos querido compartir contigo conocimientos y experiencia, con la finalidad de hacerte las cosas más fáciles, tanto si eres cliente, emprendedor o estás buscando empleo.


A continuación hemos organizado todos estos post de Todos Somos Clientes por temáticas, para que te resulte más sencillo consultarlos o releerlos.


Recopilación de 2017 de Todos Somos Clientes


Clientes


Todas las claves para perder clientes de forma rápida
Cuándo rechazar clientes 
Qué hacer con las objeciones de tus clientes 
Cómo gestionar el enfado de un cliente
Cosas que los clientes odian... y mucho 


Cómo gestionar el enfado de un cliente


Seguridad y privacidad


Uso del correo electrónico del trabajo de forma segura 
Utiliza tus wearables con seguridad
Destruir documentos te conviene 
Las cámaras de vídeovigilancia en las comunidades de vecinos
Consejos básicos para mantener tu privacidad en Internet
No caigas en la trampa del typosquatting
Cómo cumplir la Ley de Prevención de Riesgos para pymes y autónomos
¿Qué permisos le das a las aplicaciones en tu smartphone
Consejos útiles ante el robo o pérdida del móvil


Utiliza tus wearables con seguridad


Web


HTTPS para tu web: ya no te queda otra 
Plantillas web vs diseño personalizado


Emprendedores


Todas las claves para conocer y utilizar la DEH
Claves para presentarte a un concurso público
Vender una sociedad inactiva: ¿me interesa? 
Así puedes proteger la propiedad intelectual en tu empresa 
Trámites para constituir una sociedad limitada 
Cómo acertar con el embalaje en el ecommerce 


Así puedes proteger la propiedad intelectual de tu empresa


Organización y eficiencia en la oficina


Trucos para ahorrar en la oficina 
19 acciones eficientes que hacer antes de salir de la oficina 
40 consejos para organizar tu despacho


Etiqueta y eventos


En la oficina: ¿ofrezco un café a los clientes? 
Cómo organizar un evento para tu pyme


En la oficina: ¿ofrezco un café a los clientes?


Salud en el trabajo


18 tips para evitar el sedentarismo en el trabajo 
¿Sufres Diógenes digital?


Búsqueda de empleo


Consejos para preparar tu búsqueda de empleo  
18 tips para despedirte con clase del trabajo
Esto es lo que debes eliminar de tu CV. ¡Ya! 
CV: mentir es una mala idea
No te olvides de la carta de presentación 
Cómo pedir un aumento de sueldo


Esto es lo que debes aliminar de tu CV ¡Ya!


Consumo


Cómo elegir inmobiliaria y acertar de pleno
Consejos para contratar el desarrollo de tu web
28 tips para alquilar un piso de forma segura 
Cómo reclamar los gastos de la hipoteca 
Qué es el arbitraje de consumo
Cuidado con los timos en electricidad y gas 
Consejos para reclamar en un hotel 
Cómo hacer una reclamación de consumo 
Black Friday: consejos para que no te timen


Qué es el arbitraje de consumo


Frases célebres e inspiradoras


25 frases inspiradoras sobre oratoria 
25 frases inspiradoras sobre resiliencia 
25 frases inspiradoras sobre publicidad 
25 frases inspiradoras sobre paciencia 
25 frases inspiradoras sobre respeto 
25 frases inspiradoras sobre honestidad 
25 frases inspiradoras para buscar trabajo 
25 frases inspiradoras sobre asertividad


Esperamos seguirte ayudando con nuestros posts a los largo de 2018 y te agradecemos desde aquí el tiempo que nos dedicas.



Post relacionados:

Recopilación de 2016 de Todos Somos Clientes
Recopilación de 2015 de Todos Somos Clientes


La primera vez que apareció el post Recopilación de 2017 de Todos Somos Clientes fue en el blog de TsC


Licencia de Creative Commons
Recopilación de 2017 de Todos Somos Clientes by 1 de N Tecnologías de la Información - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

miércoles, 27 de diciembre de 2017

40 Consejos para Organizar Tu Despacho

La buena organización es importante en todos los ámbitos. Incluso en tu despacho. Y es que el desorden complica y retrasa el trabajo mucho más de lo que pensamos. Documentos que no aparecen cuando se necesitan y cuya búsqueda requiere minutos o incluso horas, informes que se traspapelan, mesas atestadas que dan una imagen poco profesional a los clientes, archivadores que abarrotan las estanterías... son solo algunos de los efectos del desorden


A continuación encontrarás 40 consejos sencillos para organizar tu despacho y comenzar a ser más eficiente.


40 consejos para organizar tu despacho



1.- Antepón siempre la funcionalidad sobre la estética. Aunque lo ideal es que aúnes ambas, porque la estética también tiene importancia, por ti y por los clientes que visiten tu despacho.


2.- Opta por un mobiliario que sea multifuncional, que se pueda mover y adaptar a las diferentes necesidades que te puedan surgir.


3.- Elimina todo mobiliario superfluo. Recíclalo, véndelo o llévalo a punto limpio. Todo lo que no tenga una función robará espacio a los elementos realmente útiles o contribuirá a crear un espacio abigarrado y poco profesional.


4.- Si vas a manejar documentos confidenciales, ten previstos distintos espacios de almacenaje con llave.


5.- La mesa de trabajo debe ser amplia, con una superficie agradable y una altura acorde a tu fisionomía. Pasarás muchas horas trabajando en ella, así que debe ser cómoda.


Mesa de despacho


6.- Si es posible, ten alguna superficie más alta, para que puedas trabajar sentado o de pie con tu ordenador, tomando notas o haciendo llamadas. Es una manera de luchar contra el sedentarismo.


7.- Ten siempre una cajonera para poder almacenar material de oficina y tenerlo a mano, así no estará sobre la mesa. Eso sí, evita llenar los cajones, especialmente si se trata de objetos inútiles. Debes poder encontrar cualquier cosa sin tener que rebuscar.
 

8.- Organiza muy bien los cajones del escritorio para que sean eficientes. Emplea organizadores, separadores y cajas para tener todo bien ordenado.


9.- La silla de trabajo debe ser cómoda y funcional. Es una de las inversiones más importantes, puesto que pasarás mucho tiempo sentado sobre ella y tu salud te lo agradecerá. Si no inviertes en tu silla, lo harás en la consulta del fisioterapeuta.


Meas y silla de trabajo


10.- Utiliza un reposapiés. De ese modo podrás mantener tus pies a una altura correcta para mejorar tu circulación sanguínea y evitarás el cansando y la hinchazón, al menos en parte. 


11.- Pon un protector para la silla, sobre todo si el suelo es de madera o de materiales delicados. Al cabo del día moverás las ruedas de tu silla decenas de veces sobre él, lo que terminará rayándolo y dañándolo de forma irreversible. Los tienes disponibles por poco dinero en el mercado.


12.- Si tienes espacio, ten una pelota de Pilates para alternarla con la silla. Sentarte en estas pelotas relajará tu espalda, al mismo tiempo que fortalece tus piernas y tu abdomen, puesto que tendrás que hacer fuerza para mantener una postura erguida.


13.- Si el despacho es pequeño, prefiere los armarios y archivadores con correderas o persianas en lugar de puertas, de ese modo no restarás espacio al abrirlas y cerrarlas. 


14.- Elige los armarios y archivadores teniendo en cuenta el tipo de material que vayas a guardar en ellos y su volumen. Procura que sean capaces de sostener su peso y que aguanten que guardes y saques constantemente archivadores, carpetas y cajas.


15.- Procura que armarios y estanterías estén correctamente asegurados a la pared. Imagina lo que puede suceder si se te viene encima un mueble de grandes dimensiones lleno de archivadores... De hecho, es uno de los puntos que te obligará a respetar la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.


16.- Presta especial atención a la iluminación, porque es fundamental para llevar a cabo tu trabajo de forma cómoda y saludable para tu visión. Siempre que puedas elige la luz natural. Procura que la luz  no moleste ni haga sombra. Lo ideal es contar con iluminación general y con focos que puedas dirigir sobre tu zona de trabajo según tus necesidades, preferentemente con reguladores de intensidad. Para que el contraste entre la pantalla de tu ordenador y el ambiente no sea excesivo, al menos debe haber 500 lux de iluminación.


Oficina con luz natural


17.- Organiza tu material por categorías: archivos, manuales, libros, CDs... Así será más fácil encontrar lo que buscas.


18.- Ten bandejas para documentos que necesiten tu atención. Lo ideal es tener únicamente 2 ó 3 bandejas. Una para salida, otra para entrada y otra para documentos que necesiten otro tipo de tratamiento (correo postal, entrega en otros departamentos, etc.).


19.- Ten  a la vista únicamente lo que requiera tu interés inmediato. Si dejas sobre tu mesa, las sillas o los muebles auxiliares multitud de documentos y material prescindible o que no vayas a utilizar en un futuro cercano lo único que conseguirás es quitar espacio para lo realmente importante y crear un ambiente agobiante.


20.- Evita almacenar documentos uno sobre otro encima de la mesa. Si quieres encontrar lo que necesitas rápidamente o tener sitio para poder tomar notas, hacer consultas o trabajar sobre algún plano o documento, lo que menos necesitas son pilas de papeles sobre tu mesa.


21.- Procura eliminar de tu mesa aquello que no utilices. No es un bazar oriental, es una superficie de trabajo, tenlo siempre presente. 


22.- Coloca cerca de ti lo que necesites constantemente: teléfono, bolígrafos, notas... Al resto vete dándole su espacio más o menos lejos de tu mesa, dependiendo de cuánto lo usas. 


23.- Sitúa la pantalla de tu ordenador una distancia adecuada. Lo ideal es que estires tu brazo y tomes como medida el lugar al que llegan tus nudillos. En cuanto a la altura,  toma como referencia la línea superior de los textos y procura que esté a la altura de tus ojos o ligeramente más abajo. 


Mesa y pantalla de ordenador


24.- Si trabajas con muchos documentos abiertos a la vez en tu ordenador, te aconsejo que te plantees el uso de las pantallas múltiples. Aunque pueda parecerte muy friki, es realmente cómodo poder consultar y trabajar con muchos documentos y datos al mismo tiempo, sin necesidad de cambiar de ventanas cada dos por tres.


25.- Busca sistemas de almacenamiento apropiado a los documentos o soportes con los que trabajes: papel, CDs, vídeos...  Los documentos requerirán archivadores en forma de carpetas o cajas, los CDs cajas apropiadas para ellos, etc.


26.- Los documentos siempre se organizan mejor con un almacenamiento vertical (carpetas colgantes, cajas archivadoras, carpetas de anillas..). Es un método que facilita la consulta y suele ocupar menos espacio que el horizontal.


Archivadores


27.- Etiqueta siempre los contenedores para saber qué contienen. Si no están identificados de algún modo, perderás tiempo buscando lo que necesitas.


28.- Acostúmbrate a tirar lo que no sea imprescindible, no insistas en acumular lo que no vas a utilizar más. Guarda los documentos que necesites para el desarrollo de tu trabajo o los que sean obligatorios legalmente, el resto destrúyelos o búscale un almacenamiento externo. 


29.- Digitaliza todo lo que puedas. Cuantos más documentos estén digitalizados, menos espacio necesitarás para archivar, estarán más seguros y los podrás consultar de una forma más rápida y cómoda.


30.- Archiva con frecuencia. Es mejor archivar una o dos veces por semana, incluso todos los días, que tener montañas de documentos para almacenar por todas partes. 


31.- Ten una destructora de documentos. Es imprescindible. Por un parte es más seguro, porque podrás deshacerte de documentos con datos personales delicados con seguridad; y por otra te dará menos pereza eliminar material inservible. Importante, colócala en un lugar accesible por todos, si no no la utilizaréis ninguno. 


32.- Ten contenedores y elementos de almacenaje para el material de oficina. Sobre todo para los que tengan pequeño tamaño, como los bolígrafos, lápices, clips, grapas, etiquetas, sobres, etc.


33.- Los cables deben estar bien organizados con bridas y preferentemente fuera del paso y de la vista. Es más seguro para todos los que circuléis por el despacho, y también por estética.


34.- Utiliza las paredes como forma de almacenamiento: revisteros, colgadores, pizarras, corchos, estanterías... Así podrás aprovechar el espacio sin quitarle metros cuadrados al despacho.


35.- Pon plantas que limpien el aire y aproten un toque fresco y green al espacio. Es un pequeño detalle que crea ambientes más agradables.


36.- Coloca un perchero. Tú, tus colaboradores o tus clientes necesitaréis un lugar en el que colocar los abrigos, las chaquetas o los bolsos, por lo que es mejor tener un lugar adecuado en el que colgarlos, que dejarlos sobre cualquier silla o mesa. Procura que no ocupen demasiado espacio y que estén en la zona de acceso, no cerca de las mesas de trabajo.


37.- No te olvides de tener un paragüero. Parece un detalle sin importancia, pero realmente útil. Un paraguas empapado puede estropear el suelo, además de convertirse en un peligro, porque cualquiera puede patinar sobre un suelo mojado. Por no hablar de la incomodidad de los clientes que llegan con su paraguas chorreando al despacho y que no saben qué hacer con él.


38.- Permítete tener algunos elementos personales para decorar: marcos de fotos, dibujos de los niños, regalos importantes...Te ayudarán a humanizar tu espacio de trabajo y a darte ánimos cuando te sientas decaído y cansado. Eso sí, siempre en una cantidad moderada, para no sobrecargar el espacio y para transmitir una imagen profesional.


39.- Busca un sitio para tus cosas personales. Reserva un cajón o un espacio en un armario o estantería para dejar tu bolso, tu maletín o tu neceser. No los dejes por medio, por comodidad y por seguridad, sobre todo si recibes clientes en el despacho.


40.- Recoge a diario. Reserva unos minutos al final de tu jornada para dejar tu mesa limpia y recogida. Al día siguiente comenzarás la jornada con más ganas, el personal de limpieza podrá realizar mejor su labor y evitarás miradas indiscretas sobre tus cosas.


¿Cómo organizas tú tu espacio de trabajo?






Post relacionados:

Consigue un Espacio de Trabajo Eco-Friendly 
22 Tips para Montar un Despacho en Casa (I)
22 Tips para Montar un Despacho en Casa (II) 
Destruir Documentos Te Conviene 
18 Tips para Evitar el Sedendentarismo en el Trabajo 


La primera vez que apareció el post 40 Consejos para Organizar Tu Despacho fue en el blog de Todos Somos Clientes


Licencia de Creative Commons
Consejos para organizar tu despacho by Todos somos clientes - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Cómo Pedir un Aumento de Sueldo

Hay quien, a pesar de merecerlo con creces, no se atreve a pedir un aumento de sueldo. El principal motivo: el miedo a una negativa.


Y es cierto que el no siempre está presente al pedir un incremento de salario, no nos vamos a engañar, aunque con una buena estrategia y una cuidadosa preparación las posibilidades se multiplican. Porque pedirle al jefe que nos pague más a final de mes no es algo que se improvisa, no, es algo demasiado serio. No sólo porque no vayamos a conseguir el aumento, sino porque nuestra imagen profesional puede verse dañada si no lo hacemos de forma adecuada.


En este post quiero darte algunos consejos para solicitar una subida de sueldo y tener más probabilidades de lograrlo.


Cómo pedir un aumento de sueldo


La preparación


Antes de pedir un aumento de sueldo, deberías conocer y tener en cuenta el estado económico de tu empresa. Si sus resultados han sido malos a lo largo de varios ejercicios, tendrás muy pocas posibilidades de lograrlo.


Infórmate de los salarios medios en el mercado para tu sector y tu categoría. Así podrás hacerte una idea de cuánto vas a poder pedir sin excederte ni quedarte corto.


Averigua cuándo se preparan los presupuestos para el siguiente ejercicio. Si ya se han fijado, es mucho más difícil que te suban el salario.


Infórmate acerca de la política salarial de tu compañía: cuándo se suelen subir los salarios, cuál es el protocolo para hacerlo, si se hacen evaluaciones de desempeño, etc.


Prepara cuidadosamente la exposición de tus argumentos. Deben ser realistas y apoyados en hechos objetivos. Y procura llevarlos por escrito a la reunión, porque te servirán de guía y pueden pedírtelos para hacer valer tu petición ante quien tenga poder de decisión.


Plantéate los mínimos que aceptarías conseguir, y no te centres sólo en el dinero. Hay otros conceptos que te pueden compensar: días libres, vacaciones, beneficios sociales...


Prepárate para una negativa. Aunque debes luchar por tus expectativas hasta el final, es más fácil que escuches un no que un . De hecho, dar el no por seguro puede servirte de acicate para presentar tu solicitud con más fuerza y aportarte más seguridad a la hora de hacerlo.


Plantéate qué harás si te niegan la subida: permanecer en la empresa y esperar a una nueva oportunidad o marcharte. 

 
El quién


Sigue la línea jerárquica que marque la política de la empresa para este tipo de peticiones. En algunas compañías se hacen a través del jefe directo, en otras se recurre a recursos humanos... cada negocio tiene su propio protocolo.


Solicita una reunión formal para pedir el aumento. Es un asunto muy serio, así que deberías tratarlo como tal. No aproveches para comentárselo a tu jefe tomando unas cervezas a la salida del trabajo o en el ascensor mientras os dirigís a una reunión.


Reunión para solicitar una subida de salario


Elige el momento adecuado para mantener la reunión. A evitar: los momentos en los que se ha despedido personal, si el departamento ha obtenido malos resultados, tras una discusión con el superior, la vuelta de las vacaciones, los lunes por la mañana, los viernes por la tarde, los días previos y posteriores a una mudanza, si el jefe está de mal humor... Los mejores momentos: cuando el departamento ha superado objetivos, si has conseguido un logro profesional importante, etc.


Tantea a tu superior inmediato antes de solicitar una subida de sueldo. De esa forma te harás una idea de cómo será recibida tu petición y a tu jefe no le pillará desprevenido.


El por qué


Valora cómo ha ido evolucionando tu participación en la empresa: si has asumido nuevas responsabilidades, si han puesto personas a tu cargo, si has sobrepasado con creces tus objetivos, si el trabajo te ha obligado a viajar en los últimos meses...


Productividad

 
Dale razones a tu jefe para que pueda hacerlas valer ante los superiores que tengan poder de decisión sobre tu sueldo.   


Haz hincapié en tus logros, tu experiencia y tu valía. Pero orienta todo ello de cara al futuro, a lo que todo ello aportará a le empresa en el futuro, no lo que has conseguido en el pasado.


El cuándo


No pidas un aumento si te han subido el sueldo hace poco tiempo. Ninguna empresa incrementa el salario a sus empleados con tanta frecuencia.


No comentes tus intenciones con tus compañeros. Puede parecer algo egoísta e interesado, pero si todos tus colegas de trabajo piden también un aumento, no lo conseguiréis ninguno. Mejor mantenlo en secreto, incluso cuando lo consigas, así evitarás envidias. 


Reunión de trabajo


El cómo


Procura evitar la palabra sueldo o salario, céntrate en términos menos directos. Una mejora de mi situación laboral, llegar a un acuerdo para mejorar nuestra relación laboral o una revisión para ajustar mi relación laboral con la empresa pueden ser mejores opciones.


Plantea tus argumentos de forma firme y asertiva. Deja aparcada la inseguridad y el nerviosismo.


No dudes en ningún momento, si lo vas a solicitar es porque te lo mereces.  Recuerda que pedir un aumento justificado te refuerza tu posición en la empresa y puede beneficiar a tus compañeros. 


Utiliza un tono serio, pero sin rigideces y un ánimo conciliador. Si te resulta difícil regularlo, te aconsejo que lo ensayes previamente. 


Evita por todos los medios un tono lastimero y pedigüeño. Nadie consigue un aumento por pena, sino por los objetivos cumplidos y la valía. En general, a tu jefe y a la compañía en la que trabajas les importa lo que puedes aportar, no tus dificultades para llegar a fin de mes. Ya sé que es duro asumirlo, pero es la cruda realidad. De hecho, si se llega a conseguir una subida de salario por lástima, ésta será mucho menos que si se logra por méritos propios.  


Cuida tu lenguaje gestual. Mira a los ojos a tu interlocutor, evita cruzar los brazos o las piernas, porque puede interpretarse como incomodidad o cerrarse a lo que dice el otro, no te toques el pelo o el cuello (inseguridad, nerviosismo...), utiliza las manos para enfatizar lo que dices (sin gesticular excesivamente), controla los tics, siéntate con la espalda recta (pero sin rigidez), etc. 


El cuánto


Negocia. Ve a la reunión con la idea de que ambas partes debéis ganar.


Procura que los pactos a los que llegues con la empresa vayan a cubrir tus necesidades a medio plazo, porque no podrás volver a repetirlo a corto.


Incremento de dinero


No aceptes una subida pequeña, porque habrás quemado todos los cartuchos hasta mucho tiempo después. Es mejor que te quedes sin incremento salarial ahora y que lo intentes más adelante a fin de lograr un mejor acuerdo.


¿Y si me dicen que no?


Si te dan una respuesta negativa, evita las discusiones y las malas formas, retírate con elegancia. 


Aunque no te den una respuesta satisfactoria, agradece la reunión y la atención que te han prestado.


En caso de que la respuesta sea negativa, pregunta educadamente los motivos. De esa forma tendrás una información preciosa para el futuro.


Si te dicen que no es el momento adecuado para subirte el sueldo, pregunta cuándo sería apropiado volver a intentarlo. 


Las contraofertas


Ten cuidado a la hora de hablar de contraofertas, porque puedes meterte en un jardín del que te será difícil salir.


Si realmente tienes una contraoferta, ponla encima de la mesa de una forma delicada. No te cierres ninguna puerta de antemano.


Ahora ya sólo me queda desearte que consigas tu merecida subida de salario. 





Post relacionados:

Consejos para Preparar Tu Búsqueda de Empleo 
18 Tips para Despedirte con Clase del Trabajo  
25 Frases Inspiradoras sobre Asertividad


La primera vez que apareció el post Cómo Pedir un Aumento de Sueldo fue en el blog de Todos Somos Clientes.


Licencia de Creative Commons
Cómo pedir un aumento de suelgo by 1 de N Tecnologías de la Información - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

¿Ya nos sigues por correo electrónico?