miércoles, 18 de octubre de 2017

25 Frases Inspiradoras para Buscar Trabajo

Buscar empleo es una tarea ardua, sobre todo si se lleva mucho tiempo en paro. Es un trabajo en sí mismo, que requiere mucho esfuerzo, tiempo, enfoque y motivación constante. Y no es fácil.


Tanto si eres tú quien busca empleo como si tienes a alguien cerca que está en esa situación, quiero compartir contigo mis 25 frases favoritas para inspirarse cuando se está en el proceso de encontrar un trabajo. No te las pierdas...



25 frases inspiradoras para buscar trabajo



1.- “Sólo hace falta una persona para cambiar tu vida: tú”.

Ruth Casey




2.- “El truco está en qué uno enfatiza. Podemos hacernos miserables, o podemos hacernos fuertes. La cantidad de trabajo es la misma”.

Carlos Castaneda




3.- “El triunfo no está en vencer siempre, sino en nunca desanimarse”.

Napoleon Bonaparte




4.- “Tener grandes expectativas es la clave de todo”.

Sam Walton




5.- “Los ganadores nunca abandonan y los que abandonan nunca ganan”.

Vince Lombardi




6.- “El éxito en los negocios requiere entrenamiento y disciplina y trabajo duro. Pero si no estás asustado por estas cosas, las oportunidades son tan buenas hoy como siempre lo fueron”.

David Rockefeller




7.- “Tu gran oportunidad puede estar justo donde te encuentras ahora”.

Napoleon Hill




8.- “No es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente, sino la más receptiva al cambio”.

Charles Darwin




9.- “La diferencia entre ordinario y extraordinario es ese poco de más”.

Jimmy Johnson



Entrevista de trabajo



10.- “Pon todo lo que eres en lo mínimo que hagas”.

Fernando Pessoa




11.- “Coge una idea. Haz de esa idea tu vida, piensa en ella, sueña con ella, vive en esa idea. Deja al cerebro, los músculos, los nervios, todas las partes de tu cuerpo, llenarse con esa idea, y simplemente deja sola cualquier otra idea. Este es el camino al éxito”.

Swami Vivekananda




12.- “El destino no es cuestión de casualidad, sino cuestión de elección. No es algo a lo que se deba esperar, sino algo a conseguir”.

Jeremy Kitson




13.- El éxito no se logra sólo con cualidades especiales. Es sobre todo un trabajo de constancia, de método y de organización”.

Victor Hugo




14.- “No importa cuántas veces fracases. No importa cuántas veces casi sale bien. Nadie va a saber ni le importan tus fracasos, y tampoco deberías hacerlo tú. Todo cuanto has de hacer es aprender de ellos y las personas que te rodean porque todo cuanto importa en los negocios es que salga bien una vez. Entonces todos podrán decirte la suerte que tienes”.

Mark Cuban




15.- “Olvida los errores del pasado. Olvida los fracasos. Olvídalo todo excepto aquello que vas a hacer ahora y hazlo”.

William Durant




16.- “La suerte tiene lugar cuando la preparación se encuentra con la oportunidad

Earl Nightingale




17.- “En realidad competimos con nosotros mismos, nosotros no tenemos control sobre el rendimiento de otros”.

Pete Cashmore




18.- “De las dificultades nacen los milagros”.

Jean de la Bruyère



Camino al éxito
La llave del éxito la tienes tú



19.- “He aprendido que los errores pueden ser tan buenos profesores como el éxito”.

Jack Welch




20.- “No busques los errores, busca un remedio”.

Henry Ford




21.- “Si todo parece bajo control, entonces no estás yendo lo suficiente deprisa”.

Mario Andretti




22.-“A menudo las personas están trabajando duro en la cosa equivocada. Trabajar en la cosa correcta probablemente es más importante que trabajar duro”.

Caterina Fake




23.- “Mantente alejado de aquellas personas que tratan de menospreciar tus ambiciones. Las personas pequeñas siempre lo hacen, pero los verdaderamente grandes hacen sentirte que tú también puedes ser grande”.

Mark Twain




24.- “Tú no eres tu currículum, eres tu trabajo”.

Seth Godin




25.- “Un 80% de tu vida la dedicas a trabajar. Quieres pasarlo bien en casa. ¿Por qué no pasarlo bien en el trabajo?”.

Richard Branson



Ya sólo me queda desearte suerte en tu búsqueda de empleo. 






Post relacionados:

Consejos para Preparar Tu Búsqueda de Empleo 
CV: Mentir Es una Mala Idea
Actualiza Ya Tu CV (I)
Actualiza Ya Tu CV (II)
18 Tips para Despedirte con Clase del Trabajo  


La primera vez que apareció el post 25 Frases Inspiradoras para Buscar Trabajo en el blog de Todos Somos Clientes. 


Licencia de Creative Commons
25 frases inspiradoras para buscar empleo by 1 de N Tecnologías de la Información - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License. Las frases célebres son propiedad de sus autores.

miércoles, 11 de octubre de 2017

Cómo Gestionar el Enfado de un Cliente

¿Te has tenido que enfrentar alguna vez con un cliente enojado? Si realizas tu trabajo cara al público, lo más seguro es que la respuesta sea sí. A mí también me ha ocurrido alguna vez y lo cierto es que la experiencia no ha sido agradable.


Gracias a la experiencia, la formación y el análisis de esas situaciones ahora soy capaz de gestionar este tipo de situaciones con mucha más eficiencia. Y con mucha más tranquilidad. Por eso hoy quiero compartir contigo algunos consejos para que puedas enfrentarte con éxito a un cliente enfadado.


Cómo gestionar el enfado de un cliente


La prevención


Es vital que las empresas establezcan un protocolo de atención al cliente que sea conocido por todos, independientemente de que tengan relación directa o no con el público. Una compañía orientada al cliente debe informar (y formar) a todos sus integrantes acerca de cómo gestionar su parcela de actividad como un engranaje que haga funcionar la máquina de la calidad total.


La política de la empresa debe estar orientada hacia el cliente, de ese modo se evitarán muchos problemas precisamente en el origen.


La dirección de la empresa debe estar implicada en esa política de orientación al cliente. Se debe establecer una línea jerárquica eficiente a la hora de dar respuesta a las quejas y reclamaciones de los clientes, de tal forma que si el empleado que les atiende en primera instancia no puede darles una solución por sí mismo, al menos pueda redirigir la queja a un superior que sí pueda hacerlo, con la menor cantidad posible de burocracia y tiempo para su resolución.


Aunque sea importante contar con una línea jerárquica clara, también es importante que la empresa empodere a los empleados que dan atención al público para permitirles solucionar de forma directa la mayor parte de las quejas, sin necesidad de derivarlas a otros responsables. Cuanto más elaborada sea la política de atención al cliente, más fácil será darle cierta independencia a los empleados para resolver problemas.


Es imprescindible ver al cliente como parte de la empresa, del equipo, nunca como un enemigo. Cuando se considera al cliente como alguien de quien defenderse, que está ahí únicamente para fastidiarnos el día y engañarnos o que no es una persona sino una fuente de ingresos


La actitud


Mantén la calma. Es sumamente importante que tu actitud sea serena, respetuosa y receptiva. Si tu cliente está enfadado, una actitud negativa o agresiva será como gasolina que alimente el fuego, por lo que la resolución de la queja del cliente será imposible.


No te tomes el enfado del cliente como algo personal. Salvo que el culpable seas directamente tú, el enojo de tu cliente no está dirigido a ti, tú únicamente eres medio por el que se desahoga. Si tomas suficiente distancia, podrás analizar y resolver mejor la situación. Incluso si el cliente arremete de forma personal contra ti, tu ego no debería sentirse ofendido.


Cliente enfadado
No te tomes en enfado de tu cliente como algo personal


Si el cliente te insulta o descalifica cuando está enfadado, mi consejo es que hagas como si no lo hubieses escuchado y sigas con tu discurso o tus preguntas. Sobre todo no le respondas con otra grosería similar o le digas que no te falte al respeto, porque eso incrementará su agresividad. Cuando alguien está enojado y recurre al insulto, consciente o inconscientemente, está buscando que le respondas para justificar su actitud.


Ante una queja, no reacciones de forma automática con una respuesta agresiva o con un ataque preventivo. Escucha, analiza y luego ofrece una respuesta.


Personaliza al máximo la atención. El cliente espera que ante un enfado se le dé una respuesta personalizada, no que se le recite con desgana un guión prefabricado o que se le aplique la técnica del disco rayado. Quiere que se escuche, se le comprenda, se le tenga en cuenta y se facilite una solución a un problema que para él es importante y le afecta directamente. 


Empatiza, pero hazlo de verdad. Cuando realmente te pones en el lugar del cliente enfadado, te es más fácil entender sus razones y ofrecerle una respuesta satisfactoria.


Demuestra amabilidad durante todo el proceso. No hablo de servilismo ni adulación, sino de cortesía y cordialidad.


Dosifica la sonrisa ante el enfado de un cliente. Aunque lo ideal es sonreír frecuentemente cuanto se tiene contacto con el público, cuando te enfrentes a alguien enojado, procura hacerlo sólo cuando corresponda. Una sonrisa a destiempo puede ser interpretada como una burla. Mientras que el cliente se desahoga y estás analizando el problema, no deberías sonreír en ningún caso. Procura mostrar un gesto serio, pero amable. Cuando comience a relajarse y veas que es pertinente según el momento de la conversación en el que estéis, ya puedes comenzar a mostrar una sonrisa sincera.


El proceso


Aleja al cliente de la zona de atención al público. Si alguien que está molesto se queja delante de otros clientes ocurrirán 3 pequeños desastres: el que se queja se crecerá al tener público delante, los espectadores comenzarán a desconfiar de ti y de la compañía (ya sabes, el por algo será) y tú te sentirás menos seguro a la hora de gestionar el problema. Llévate al cliente a una zona más privada en la que poder charlar tranquilamente.


Deja que se desahogue por completo. Si el cliente comienza a expresar su enfado y tú comienzas a preguntar o a decirle los consabidos: "tranquilícese"  o "venga, cálmese", da por seguro que el enojo alcanzará proporciones épicas. Permite que de salida a su monólogo de cólera e indignación, porque únicamente cuando se haya desinflado vas a poder conversar con él y a poder recabar información válida y coherente.  


Cliente con un gran enfado
Deja que tu cliente se desahogue antes de comenzar a preguntar o analizar el problema


No le recrimines su actitud ni sus argumentos. Independiente de que tenga razón o no en lo que alega o cómo se comporta, no le regañes. 


Procura que una vez designado el interlocutor que le dará respuesta al cliente, será el mismo a lo largo de todo el proceso. 


Escucha activamente a tu cliente. Lo que tenga que decirte te facilitará información sobre lo que ha ocurrido y que le ha hecho enfadar. Si no conoces los hechos, no podrás darle una solución adecuada. Sentirse escuchado le hará sentir mejor atendido e importante para la empresa.


Haz preguntas abiertas al principio. Al no dirigir la respuesta, podrás recopilar más información y mucho más espontánea.


Una vez que tengas la información general, comienza a hacer preguntas específicas para acotar realmente lo que ha sucedido.


Analiza si el enfado tiene base, no la tiene o te encuentras ante un caradura. Al preguntar y escuchar podrás detectar la legitimidad del enojo del cliente. En la mayoría de los casos el cliente se queja sinceramente, se siente realmente molesto, tenga o no razón en sus argumentos. Pero en otras el cliente se queja para manipular a su interlocutor y a la empresa con el único fin de obtener un beneficio, sabiendo que no hay ningún motivo ni objetivo ni subjetivo para quejarse. La respuesta la debería marcar la política de la empresa que haya establecida para cada uno de los casos.


Cuando te presente sus argumentos, muéstrate en parte de acuerdo con ellos, al menos al principio. Es una forma de demostrarle que la has escuchado, que admites su enfado y que empatizas con él. Te recomiendo que te muestres de acuerdo únicamente en argumentos que tengan base, con los que tú como persona puedas empatizar y que no comprometan demasiado el proceso. A partir de ahí ya podrás ir perfilando la solución más satisfactoria, ya con el cliente más receptivo y tranquilo.


Procura averiguar qué solución busca y que le satisfaría completamente. A veces te sorprenderá lo sencillo que puede ser todo si le escuchas. Muchos clientes, si se les da la oportunidad, quieren soluciones simples y justas. Incluso se conforman únicamente con que se les escuche y se les pida disculpas.


Pide disculpas, y hazlo sinceramente y evita las fórmulas impersonales. Es más positivo decir "le pido disculpas por las molestias que le hemos ocasionado" que "le pedimos disculpas por las molestias". Utiliza las palabras adecuadas para mostrar que te involucras personalmente en la atención que le estás prestando, al fin y al cabo en ese momento tú representas a tu empresa. 


Disculpas
Pide disculpas sinceras a tu cliente


Ofrece soluciones en las que ambas partes ganen. Si el cliente está realmente enfadado y hay motivos para que lo esté, debes ofrecerle una solución justa. Si la empresa se desentiende o da una respuesta deficiente perderá un cliente y ganará un detractor activo. Todavía recuerdo a una empresa de mudanzas que nos prestó un servicio deplorable y que como respuesta a nuestra (airadísima) queja, su interlocutora afirmó que no veía que hubiese motivo (lo había y más de uno), pero que pedía disculpas casi obligada. El resultado: unos clientes muy enfadados que jamás trabajarán con esa empresa nunca más y dispuestos a dar una mala opinión acerca de sus servicios a cualquiera que le pregunte.


Explica claramente cómo será la solución que se le va a facilitar, paso por paso. Informa a tu cliente de todo lo que concierna a su problema: a quién se le derivará su caso, cómo serán los pasos a seguir, cuáles son los plazos, etc.


Cumple lo que prometes y promete únicamente lo que puedes cumplir. Si el cliente estaba enfadado cuando se originó su queja, imagina lo que sucederá cuando no suceda lo que se le la prometido.


Haz un seguimiento del problema. No es necesario que le atosigues, pero sí que vayas comprobando en cada paso del proceso de solución que todo va según lo previsto y que el cliente comprende lo que se está haciendo y está satisfecho con ello. 


Y nunca, nunca, cierres una queja en falso, porque el problema se multiplicará hasta extremos insospechados.




Post relacionados:

Qué Hacer con las Objeciones de Tus Clientes 
Discutir con el Cliente: el Camino a Ninguna Parte (I) 
Discutir con el Cliente: el Camino a Ninguna Parte (II) 
No Es Mi Culpa...


La primera vez que apareció el post Cómo Gestionar el Enfado de un Cliente fue en el blog de Todos Somos Clientes. 


Licencia de Creative Commons
Cómo Gestionar el Enfado de un Cliente by 1 de N Tecnologías de la Información - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

miércoles, 4 de octubre de 2017

HTTPS para Tu Web: Ya No Te Queda Otra

Seguro que habrás oído que Google Chrome va a marcar las páginas que no tengan implementado el protocolo HTTPS. No es una novedad, desde luego, pero hay muchos propietarios de páginas web que piensan que eso no va con ellos. Aunque es un error, porque esto nos afecta a todos los que tenemos un sitio web, sobre todo si a través de él se intercambian datos. Por eso a continuación quiero darte información que te ayude a entender este asunto.


HTTPS para tu web: ya no te queda otra


¿Qué es lo que ocurre con eso de las páginas seguras o no seguras?


Se está marcando a los sitios web con protocolo HTTP (Hypertext Transfer Protocol) como no seguros a los usuarios de Google Chrome y de Firefox. Esto es debido a que la seguridad es cada vez más importante cuando hablamos de Internet y los datos personales, y los responsables de los navegadores lo saben. De hecho, el cambio está siendo gradual, puesto que Google comenzó a principios de 2017 a avisar a los usuarios de que sus datos podían ser robados cuando entraban en un sitio no seguro; aunque sus criterios serán cada vez más estrictos.


Esta manía que le tienen Chrome y Firefox a los sitios web HTTP tiene su razón de ser en que envían los datos sin encriptar, por lo que pueden ser accesibles por parte de cualquier ciberdelincuente, sin que éste sea especialmente hábil, por cierto. Y las consecuencias son de lo más desagradable: robo de contraseñas, uso inadecuado de los datos personales...


Marcado de página no segura en Google Chrome
Así verás marcado una página no segura en Google Chrome, si pinchas en el icono de info

  
Marcado de página no segura en Firefox
Marcado de página no segura en Firefox


Por el contrario, las páginas con protocolo HTTPS (Hypertext Transfer Protocol Secure o protocolo seguro de transferencia de hipertexto), garantizan que las transferencias de datos personales son seguras y no son accesibles por parte de terceros; además de acreditar que la web a la que se accede es la que realmente se quiere visitar. Todo esto teniendo presente siempre que la seguridad total no existe en Internet, claro.


Para conseguir ese HTTPS necesitarás que los datos que se transmiten se cifren, y eso se consigue con un certificado SSL/TLS.


¿Qué es un certificado SSL/TLS?


Un certificado SSL/TLS (Secure Sockets Layer o capa de conexión segura/Transmission Layer Security) es un protocolo de seguridad para enviar paquetes cifrados, que garantiza que la web que se visita es la que dice ser y que el cifrado de los datos personales en los servidores, aunque es imprescindible mantenerlo de forma adecuada. Estos certificados SSL o TLS ofrecen más privacidad y seguridad, algo imprescindible cuando se intercambia información o se realizan pagos.


¿Cómo puedo obtener un certificado SSL/TLS?


Puedes conseguir estos certificados tanto de forma gratuita como de pago. Antes conseguir un certificado SSL era algo caro, que únicamente se podían permitir las empresas importantes, pero ahora su precio es bastante asequible. 


Si quieres un proveedor que te facilite el certificado y te lo mantenga, puedes contactar con nosotros.


Si prefieres la opción free, te recomendamos Let's Encrypt. Tiene varias ventajas: es gratuito, es soportado por los principales navegadores, no necesita una IP dedicada, tiene una fácil instalación y se renueva automáticamente a los 3 meses. Te voy a contar un pequeño secreto: estas dos últimas ventajas son nuestra mayor fuente de clientes, puesto que la instalación es sencilla, pero no lo es tanto si no se tienen ciertos conocimientos; y la renovación automática puede darte algún disgustillo, por lo que si no tienes tiempo, probablemente te compense que alguien se encargue de tu certificado.


Seguridad


Tipos de certificado SSL


Según el número de dominios


De dominio único


Estos certificados únicamente afectan a un único dominio. Es la mejor elección si únicamente tienes una web.


Multidominio


Se pueden asociar varios dominios (o subdominios) con el mismo certificado SSL. 


Según la validación


Validación de dominio


La Autoridad de Certificación acredita el derecho de quien solicita el certificado a utilizar un dominio en concreto. No se verifica la identidad del propietario, mostrándose la información encriptada al clicar sobre el sello de Página Segura.


Con validación de empresa u organización


Además de acreditar el derecho sobre el dominio, se piden datos adicionales sobre la empresa. Al clicar sobre el sello de Página Segura aparece la información sobre la empresa que se ha verificado por parte de la Autoridad de Certificación.


Validación de empresa certificada o extendida


Además de lo descrito en el certificado con validación de empresa, se piden datos de la empresa que se comprueban de una forma más exhaustiva: existencia real y operativa de la persona jurídica, cotejo de la información de la entidad con la de los registros oficiales que correspondan, etc.


¿Por qué los propietarios de sitios web son (y siguen siendo) reacios al HPPTS?


La burocracia y los gastos han sido los principales peros para que los usuarios no utilizasen los certificados SSL. Aunque también la pereza o el desconocimiento han tenido algo que ver.


Aunque ahora ya no hay excusas para no pasarse al HTTPS.


Ventajas de tener un sitio HTTPS


  • A Google le gusta la seguridad, así que disponer de un certificado SSL activo y válido implicará que te dará una clasificación más positiva. Fíjate si es importante que tu sitio sea HTTPS, que si no lo tienes puede incluso no permitirte iniciar campañas con algunos de sus productos. 

  • Transmitirás a tus clientes una imagen de seguridad. Si tienes un sitio HTTP los usuarios pueden tener la sensación de que entrar en él es potencialmente peligroso, lo que les disuadirá de continuar visitando tu web y de volver en un futuro; por no hablar que esa mala imagen se trasladará de forma general a la marca.

  • Un certificado SSL no sólo protege los datos de tus usuarios, también protege la información que envías a través de tu sitio.

  • No tener un certificado SSL puede impedirte contar con una pasarela de pago en tu negocio de e-commerce, puesto que muchos no funcionan si no está instalado. 


Tener una página HTTPS es un valor añadido y una responsabilidad que ya no puedes obviar.


¿Cómo averiguar si un sitio es o no seguro?


Puedes obtener detalles y más información acerca del certificado del sitio pinchando en el icono de info que aparece en la barra de direcciones.

 
Entrando en Google


También puedes averiguar si el sitio es seguro con estas instrucciones de Google Chrome.  


Más consejos


  • Aunque el HTTPS es imprescindible para páginas de inicio de sesión o en las que se envíen datos personales, lo cierto es que es recomendable que lo sean todas, no por seguridad, sino por imagen de marca. 

  • Mantén el protocolo actualizado, puesto que las versiones anteriores pueden ser vulnerables. 

  • Procura no bloquear el sitio HTTPS con un archivo robot.txt, puesto que no podrá rastrearse. 

  • El contenido en tus sitios HTTPS y HTTP deben ser los mismos.

  • Debes informar a Google de que a la web ahora se llega a través de HTTPS en lugar de HTTP, puesto que si no lo haces te puede penalizar en cuanto a SEO. Utiliza Google Search Console y añade la propiedad escribiendo ya el dominio como HTTPS.


  • Si tienes enlaces a páginas, imágenes y contenidos HTTP dentro del sitio, Google puede marcar tu sitio como mixto, indicando que no es totalmente seguro a pesar del certificado SSL.


¿Tiene ya tu página un certificado SSL o prefieres seguir jugándotela con tus clientes y los navegadores?





Post relacionados:

Dominios en Internet: ¿Cómo Te Llamas?  
¿Dominas Tu Web?
Consejos Informáticos para Emprendedores Novatos 
La Nube para Dummies


La primera vez que apareció el post HTTPS para Tu Web: Ya No Te Queda Otra fue en el blog de Todos Somos Clientes.


Licencia de Creative Commons
HTTPS para tu web: ya no te queda otra by 1 de N Tecnologías de la Información - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

miércoles, 27 de septiembre de 2017

19 Acciones Eficientes que Hacer Antes de Salir de la Oficina

Mirar ávidamente el reloj hasta que marca la hora de salida de trabajo y entonces tomar la chaqueta, el bolso o el maletín y salir corriendo dejando la mesa tal cual es una mala, malísima idea. Igual de pésima idea que la de trabajar hasta las tantas y salir con los ojos rojos y el cerebro a punto de marcar 0% de carga, dejando los ordenadores y las luces encendidas por puro cansancio.


Porque la forma de finalizar la jornada laboral es tan importante como la de comenzarla. De hecho, unos buenos hábitos a la hora de preparar la salida de la oficina tienen mucho que ver con la eficiencia del trabajador, puesto que implican planificación, reflexión, orden y una mejor desconexión para disfrutar de la vida familiar y del ocio.


Reservar unos minutos al final del día para poner en práctica estos hábitos te van a beneficiar, tanto en tu vida profesional como en la personal. Ya sé que al principio cuestan, pero te van a merecer (mucho) la pena.


Vamos a ello...


19 acciones eficientes que hacer antes de salir de la oficina


1.- Revisa las tareas pendientes del día y comprueba las que has completado y las que quedan pendientes.


2.- Revisa tu agenda para el día siguiente. Añade las tareas pendientes y las que hayan surgido a última hora, categorízalas (urgente, importante, no urgente, no importante), incorpora toda la información que pueda serte útil para el día siguiente (direcciones, localización, teléfonos, personas de contacto...).


Revisando la agenda


3.- Prepara toda la documentación que vayas a necesitar a primera hora, sobre todo si debes salir a hacer visitas o gestiones fuera de la oficina. Así evitarás tener que hacerlo deprisa y corriendo por la mañana y te será más difícil olvidarte nada. Incluso podrás evitar tener que pasar por tu puesto de trabajo para recoger los documentos e ir directamente desde tu casa. Esto también se hace extensivo a los dispositivos y otras herramientas.


4.- Mantén una pequeña reunión con tus jefes, colaboradores o compañeros. Unos pocos minutos, no más de 5, para comprobar que todo está OK, que no hay nada pendiente, que todo el mundo está al día de los progresos de los proyectos y que tiene toda la información necesaria para el trabajo del día siguiente. En caso de que no sea posible puedes sustituir esta reunión por una llamada corta (dentro de la oficina), por un correo electrónico o posponerla para la primera hora de la mañana siguiente. Esto es especialmente necesario cuando se trata de proyectos grandes o importantes para el equipo, en momentos en los que haya acumulación de trabajo o de situaciones especialmente delicadas. 


Reunión de equipo
 
 
5.- Deja para la última parte de la jornada tareas como revisar la bandeja de correo, redactar informes o cualquier otro tipo de papeleo que no sea urgente, pero que sí convenga dejar solucionado para que no se acumule.


6.- Procura dejar la bandeja de correo limpia. Elimina los correos inútiles, responde los que sean importantes y/o urgentes y archiva para el día siguiente los que no sean ni importantes ni urgentes. Cuando los archives, procura etiquetarlos según su prioridad o su temática para ganar tiempo después. Hay quien recomienda no hacer caso al correo en todo el día y dejarlo para el final de la jornada, aunque no siempre es posible. Si no puedes dejar de revisar constantemente tu correo por tu tipo de actividad o clientela, al menos deja para última hora de la tarde las comunicaciones menores.


7.- Deja ordenado y limpio el escritorio de tu ordenador. Si eres como yo, acabarás con montones de archivos y accesos directos que han ido apareciendo allí a lo largo del día. Elimina los que no utilices y deja el resto bien ordenados, para que estén donde esperas al día siguiente. 


8.- Si hay alguna tarea que te lleve pocos minutos, aprovecha para hacerla antes de salir, así evitarás tener que realizarla al día siguiente. Eso sí, que sean tareas rápidas, sencillas y con las que corras peligro de engancharte horas y horas.


9.- Termina todo lo que te sea posible antes de irte a casa. Así evitarás que se te acumulen tareas para el día siguiente y podrás desconectar cuando te marches. Y, sobre todo, no dejes pendiente nada de lo que dependa el trabajo de otros.


10.- Archiva toda la documentación de uso frecuente y común que hayas utilizado durante el día. Así estará en su lugar cuando la necesites tú u otro compañero.  


Archivadores
 
 
11.- Deja desconectados tus dispositivos o al menos suspendidos, siempre que estén protegidos por contraseñas. De esa forma evitarás accesos indeseados y accidentes si hay algún problema eléctrico o alguien que tropieza con un enchufe y deja tu dispositivo sin energía.


12.- Desenchufa todo lo que no sea necesario y no vayan a utilizar otros compañeros. Ahorrarás energía y evitarás disgustos si hay un cortocircuito o que algún dispositivo eléctrico se ponga en marcha sin previo aviso y cause algún accidente.


13.- Deja recogida tu mesa. Esta acción tiene varios beneficios:

  • Te permite desconectar mejor del trabajo antes de irte.
  • Te encontrarás la mesa limpia y ordenada, lo que te hará sentirte de mejor humor y más motivado cuando llegues al día siguiente.
  • Perderás menos tiempo buscando documentos y objetos por la mañana.
  • Facilitarás el trabajo del personal de limpieza, permitiéndole que adecente toda la superficie sin estorbos y minimizarás la posibilidad de que te cambien cosas de sitio.


Mesa de trabajo ordenada e impoluta


14.- Y riega tus plantas si lo necesitan... luego no te quejes de que todas se te quedan mustias.


15.- Aprovecha los últimos minutos de la jornada para reflexionar acerca de los logros o fracasos del día. Felicítate por los primeros y analiza los segundos para aprender. Una idea de lo más interesante hablando de éxitos es dejarte un mensaje (en un post it o en otro soporte) felicitándote por lo conseguido. Cuando llegues al día siguiente al trabajo te sentirás mucho más motivado y alegre cuando lo veas. 


16.- Si tienes personal a tu cargo, aprovecha para felicitarles si han hecho un buen trabajo justo antes de irte. Tú te irás a casa más contento y ellos también.


17.- Haz algo agradable justo antes de irte. Mira la foto de tus niños o de tu mascota, riega tus plantas, dile algo positivo a algún compañero, cuenta un chiste, tómate una infusión... Si te marchas enfadado del trabajo, es fácil que te lleves ese estado a casa y que al día siguiente lo repitas. Si te vas con una sonrisa en la boca, probablemente te acompañará toda la tarde y toda la noche, y al día siguiente estarás también de mejor humor.


18.- Planifica lo que vas a hacer al salir del trabajo, ya sea ir a hacer la compra, llevar a los niños al parque, ir al gym, tomarte una caña con los amigos o simplemente ir a descansar a tu sillón favorito con los pies en alto. Así te irás predisponiendo a desconectar de tu vida profesional hasta el día siguiente.


19.- Despídete de tus compañeros. Es un gesto de educación y una forma de comenzar simbólicamente tu tiempo libre. Si necesitas estar conectado por la razón de que sea, aprovecha que te despides para comentar cómo y hasta qué momento estarás disponible (teléfono, e-mail, guardia...).


Estos consejos están orientados a tener un desempeño más eficiente y a una mejor desconexión a la hora de abandonar el puesto de trabajo. ¿Crees que puedes ponerlos en práctica?





Post relacionados:

Cómo Aprovechar Mejor el Tiempo
Consigue un Espacio de Trabajo Eco-Friendly 
18 Tips para Evitar el Sedentarismo en el Trabajo 


La primera vez que apareció el post Acciones Eficientes que Hacer Antes de Salir de la Oficina fue en el blog de Todos Somos Clientes.

Licencia de Creative Commons
19 Acciones eficientes que hacer antes de salir de la oficina by 1 de N Tecnologías de la Información - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

¿Ya nos sigues por correo electrónico?