miércoles, 18 de abril de 2018

Lo que Debes Saber sobre Préstamos Personales

Si tienes falta de liquidez puntual o tienes que hacer frente a un gasto extra que no puedes (o no quieres posponer) como la compra de un coche, la ortodoncia de tu hijo o el arreglo del tejado de tu casa, probablemente te plantees la posibilidad de solicitar un préstamo personal a tu banco o entidad financiera. 


Y parece fácil, no tengo dinero, lo pido, me lo dan y listo. Pero no es algo tan simple, porque la concesión de un préstamo personal implica un compromiso de pago, unos gastos y la posibilidad de perder el patrimonio que podamos poner como garantía. Y, por otra parte, las entidades suelen aprovechar de este tipo de necesidades para imponer condiciones que no siempre son beneficiosas para el consumidor; algo que les resulta fácil, puesto que no siempre se conocer los derechos que se tienen al contratar estos productos.


En este post quiero facilitarte información básica para que sepas qué es un préstamo personal, qué supone, consejos a la hora de contratarlo, tus derechos y cómo reclamar en caso de que lo necesites. 


Lo que debes saber sobre préstamos personales


Qué es un préstamo personal


Es un contrato entre una entidad financiera y una persona física, en el que la entidad se obliga a prestarle una determinada cantidad de dinero y esa persona a devolverla en un plazo determinado con unos intereses pactados entre ambas parte.


La entidad que presta se denomina prestamista, mientras que el que recibe el préstamo se llama prestatario.


Diferencias entre préstamo y crédito


En el caso de los préstamos, el banco presta una cantidad de dinero concreta de la que se dispone en su totalidad desde que se formaliza. Los intereses y gastos se pagan sobre el total prestado. Si se quiere renovar el préstamo o ampliar el plazo, se tendrá que firmar un nuevo contrato.


Los créditos implican que se concede un límite de dinero, del que se puede ir disponiendo cuando se vaya necesitando, sin necesidad de disponer de toda la cantidad al mismo tiempo. Los intereses y gastos se pagan por la cantidad dispuesta, no sobre el total del crédito concedido. El crédito se puede ir renovando de forma periódica si así lo quieren las dos partes.


Prestando dinero


Qué garantías requieren


Los préstamos personales no suelen requerir que el prestatario aporte ninguna garantía especial, más que sus propios bienes, tanto presentes como futuros. Eso no significa que en algunos casos pidan avales u otras garantías, en caso de que la solvencia no sea la más idónea o que el importe sea elevado.


Normalmente se suele requerir una declaración jurada de patrimonio.


Qué plazo de tramitación tiene


Es bastante más rápido que otro tipo de productos bancarios, aunque los tiempos de tramitación dependerán de la entidad a la que se le solicite el préstamo.


Qué información te deben dar antes de firmar el préstamo


Antes de firmar el contrato del préstamo personal, la entidad debe facilitarte la siguiente información, por escrito:


  • Identificación del prestador y del intermediario si lo hubiese
  • Tipo de préstamo
  • Importe total
  • Tipo de interés aplicable
  • Condiciones de aplicación del interés
  • Tasa anual equivalente (TAE) y el importe total adeudado
  • Condiciones de disposición del dinero
  • Condiciones de los pagos: importe, periodicidad y número de ellos
  • Gastos (mantenimiento, uso de los medios de pago, de disposición del préstamo, etc.)
  • Comisiones (estudio, apertura, modificación, cancelación, reclamación de cuotas impagadas...)
  • Servicios adicionales
  • Seguros
  • Garantías que se exigen (si procede)
  • Derecho de desistimiento
  • Derecho de pago anticipado
  • Advertencias de las consecuencias del impago de las cuotas


A qué estás obligado


Cuando firmas el contrato de préstamo te comprometes a lo siguiente con la entidad: 


  • A aportar la documentación que te requiera el banco o caja. 

  • Evidentemente, a abonar las cuotas del préstamo en los plazos estipulados, con sus correspondientes intereses y comisiones.

  • A pagar los intereses de demora pactados en caso de retrasos en los pagos.

  • A comunicar los cambios de domicilio, estado civil y situación financiera (si aparece como cláusula en el contrato).


Cerrando el contrato


Derechos


Y, además de las obligaciones, también tienes una serie de derechos que debes conocer y hacer valer: 


  • La entidad debe entregarte la información relativa al préstamo con suficiente antelación. Es decir, que no puede citarte para firmar el préstamo en el notario sin que te hayan dado las condiciones por escrito previamente para que puedas estudiarlas.

  • Tienes derecho a que la oferta de préstamo que te hagan sea vinculante, así te evitarás sorpresas de última hora. Doy fe de que hay entidades que un día antes de firmar un préstamo te cambian las condiciones (evidentemente a su favor), subiéndote los intereses de forma exorbitante.

  • Deben proporcionarte una copia del contrato de préstamo debidamente firmada. Te recomiendo que insistas en este punto, porque muchas entidades son reacias a facilitarla, aunque estás en tu derecho a tener por escrito lo que has firmado... y lo que vas a pagar. 

  • El banco tiene que poner a tu disposición el dinero en la fecha acordada.

  • Puedes cancelar anticipadamente el préstamo o a anticipar cuotas, si así lo deseas. Eso sí, puede que tengas penalizaciones.  

  • Tienes derecho a dejar sin efecto el contrato. Para hacerlo tienes que comunicarlo por escrito a la entidad, preferentemente con acuse de recibo u otra constancia de esa petición de desistimiento. Y debes hacerlo dentro de los 14 días naturales desde que se haya firmado el contrato (o que hayas recibido las condiciones por escrito, si ha sido más tarde que la propia firma).  Este derecho de desistimiento no tiene ni penalizaciones ni compensaciones, aunque debes pagar al prestamista el interés que se haya generado en ese plazo. 


Y si no pagas...


Si el retraso en los pagos se alarga en el tiempo, el prestamista puede reclamar las cantidades prestadas, así como otras que aparezcan en el contrato como penalización, amparándose en la Ley de Enjuiciamiento Civil. Esto supone que habrá que responder con los bienes personales para hacer frente a ese pago. Y, ojo, para saldar esa deuda pueden embargar los bienes que tengas ahora... y los que tengas más adelante.


Consejos


La concesión de un préstamo personal suele ser más fácil y rápida que en el caso de otro tipo de productos, por lo que se corre el riesgo de solicitarlo de forma impulsiva. Cuidado con ello, porque debes valorar si realmente lo necesitas, si tiene unas buenas condiciones, si es un producto adecuado para ti y si vas a poder hacer frente a las cuotas.


No pidas más dinero del que te hace falta, porque a la hora de devolverlo, no sólo tendrás que pagar esa cantidad de más, sino los intereses y comisiones sobre esa cantidad extra. 


Calculadora


Si vas a pedir una cantidad grande de dinero, procura justificar en qué lo vas a gastar. A los bancos les dará mayor confianza que el dinero tenga una finalidad concreta, antes que vayas a gastarlo a lo loco.


Antes de contratar un préstamo, compara las ofertas de distintas entidades, porque las condiciones varían mucho de unas a otras.


Los comparadores de préstamos pueden ser una orientación, pero conviene que nos den las ofertas en persona y que estas sean vinculantes.


Ten presente siempre que lo que tendrás que devolver no es únicamente la cantidad que te prestan, sino que hay otros muchos costes que debes tener en cuenta: comisiones, gastos, etc. No te olvides de ello a la hora de comprar los productos de diferentes bancos y cajas.


No te dejes llevar únicamente por las cuotas bajas, porque implican más tiempo de amortización y más intereses a pagar.


A la hora de aceptar una cuota u otra, ten en cuenta el dinero mensual del que puedes prescindir, pero no ajustes demasiado, por si tienes que hacer frente a imprevistos. Es decir, si puedes prescindir de 500 euros de tu economía al mes, quitándole todos los pagos a los que tienes que hacer frente, no te comprometas a una cuota de 450-500 euros, porque ante cualquier gasto extra te encontrarás agobiado; por no hablar de que no te podrás permitir ningún capricho.


Valora los productos que te van a colar junto con el préstamo, porque pueden suponerte un buen pellizco a tu economía: tarjetas, seguros, domiciliaciones, etc.


Lee cuidadosamente las condiciones del préstamo. Si no entiendes alguna, puedes pedir que te las explique algún responsable de la entidad o acudir a los servicios de consumo más cercanos a tu domicilio.


Leyendo


Evita los préstamos rápidos, los minicréditos on-line y telefónicos que no tengan detrás una entidad fiable, porque puedes estar poniendo en peligro un patrimonio. Un banco puede que no te embargue por dejar de pagar una cuota, un prestamista algo más oscuro, puede que sí lo haga. Cuidado con ello.  


Los minicréditos son rentables si pides poco y vas a poder devolver el dinero en plazo, puesto que los intereses son bajos y apenas tienen gastos, el problema (y de lo que realmente viven estos prestamistas) es no poder pagar a tiempo, puesto que lo que tienes que devolver se dispara de forma brutal.


Procura no pedir un préstamo para pagar otro, porque te encontrarás en una espiral de la que es difícil salir. Por otra parte, esto no está muy bien visto por las entidades financieras, que suelen denegarlo.


Si vas a pedir un préstamo personal para hacer frente a los gastos de tu negocio como autónomo o emprendedor, cuidado, porque responderás con tus bienes en caso de que la cosa vaya mal y no podrás desgravar ningún gasto derivado del préstamo. Procura hacerlo siempre como empresa, si la entidad te lo permite, claro.


Dónde reclamar


Puedes reclamar ante el departamento de atención/defensa del cliente que las entidades están obligadas aponer a disposición de los usuarios.


También puedes reclamar ante los organismos de consumo que correspondan a tu domicilio.


Y, por supuesto, puedes rellenar las hojas de reclamaciones que deben tener todas las sucursales bancarias para ejercer tus derechos como consumidor. Recuerda que debes rellenarlo con toda la información necesaria (puedes añadir hojas e información), incluyendo tus pretensiones. La entidad también puede rellenar la hoja con sus alegaciones. Una copia se quedará en el banco, otra será para enviar a la Administración y otra será para ti. 


En último extremo (y una vez agotadas las otras vías) podrías recurrir a la vía judicial.


Espero que este post te haya sido de utilidad, pero lo que de verdad deseo es que tu economía sea siempre tan saneada que nunca tengas que recurrir a ningún tipo de préstamo :)





Post relacionados:

Cuidado con los Créditos Rápidos
Bancos, Cuando los Regalos Están Envenenados 
Precaución con las Comisiones Bancarias para Ahorrar 
Cómo Hacer una Reclamación de Consumo


La primera vez que apareció el post Lo que Debes Saber sobre Préstamos Personales fue en el blog de Todos Somos Clientes.


Licencia de Creative Commons
Lo que debes saber sobre préstamos personales by 1 de N Tecnologías de la Información - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

miércoles, 11 de abril de 2018

Actualizaciones de Software: Imprescindibles

¿Te da pereza actualizar tus dispositivos? ¿Eres de los que piensas que eso es una invención de los malvados fabricantes que quieren hacer perder tiempo a los cándidos usuarios? ¿Tan malos son los desarrolladores creando software que tienen que arreglarlo cada dos por tres? Pues si has respondido que sí a alguna de estas preguntas, déjame decirte que estás cometiendo una (grave) equivocación. Obviar las actualizaciones de tus equipos puede costarte muy caro.


En este post quiero convencerte con motivos de la importancia de las actualizaciones, así que te invito a seguir leyendo para ver si lo consigo... 


Actualizaciones de software: imprescindibles


Qué actualizar


Cualquier software puede tener fallos de seguridad y puede requerir mejoras en su funcionamiento, por lo que se deben actualizar:


  • Sistemas operativos (ordenadores, portátiles, tablets, smartphones, consolas y cualquier otro objeto inteligente que utilice un S.O.).
  • Antivirus
  • Navegadores
  • Programas informáticos
  • Plugins
  • Aplicaciones


Por qué son importantes las actualizaciones
 

  • Si no actualizas podrás dejar sin solucionar problemas de seguridad que dejen a tus equipos vulnerables a los ataques de los ciberdelincuentes.

  • Es la mejor forma de corregir los errores de todo tipo de que pueda tener el software.


  • Podrás tener tu dispositivos actualizado con las funcionalidades más nuevas que haya desarrollado el fabricante.

  • Se eliminan funciones desactualizadas.


  • Se actualizan los controladores.


Actualización


De dónde me las descargo
 

  • Las actualizaciones las ofrecen los propios fabricantes y desarrolladores que han creado el software.


  • Es fundamental descargar las actualizaciones de los sitios oficiales de los fabricantes y desarrolladores, porque hacerlo de otro tipo de fuentes puede poner en peligro a tu dispositivo, al llevar algún regalito incorporado en forma de malware o de virus. No recurras a páginas que ofrecen descargas y servicios a precios ínfimos, o incluso gratis, para descargarte actualizaciones. Y ten cuidado de los pop-ups que te puedan aparecer ofreciéndote actualizaciones, comprueba que son realmente del fabricante o del desarrollador. 


Qué tener en cuenta
 

  • Tener la última versión de un software no significa tenerlo actualizado, de hecho, podemos tener una versión antigua de un programa y tenerla perfectamente actualizada con las mejores y parches del fabricante para esa versión.


  • En muchos casos, el software tiene un sistema de actualizaciones automático, si no es así, puedes utiilzar alguna herramienta para averiguarlo, como Personal Software Inspector o F-Secure.


  • Cuidado con las versiones beta de las actualizaciones, porque puede que te encuentres con que no funcione todo lo bien que debería. Por eso es una versión beta...


  • No creas que el hecho de que un software tenga actualizaciones frecuentes sea más inseguro que uno que apenas tengas parches, justo todo lo contrario. En el caso de que el desarrollador publique muchas actualizaciones implica que se preocupa de solucionar las vulnerabilidades, por lo tanto será más seguro.


  • Que un sistema operativo sea supuestamente infalible ante los ataques, no implica que no sea inseguro si no se actualiza. Ya sabes de lo que hablo...


Ordenador


Consejos
 

  • No vuelvas a hacer clic en el botón de "Recordarme más tarde" cada vez que aparece la ventana que te dice que hay una actualización nueva. Y sé que lo haces :)


  • Aprovecha el momento de abandonar tu puesto de trabajo o de irte a dormir para dejar actualizándose tu dispositivo, así te dará mejor pereza.


  • Haz copias de seguridad periódicas, por si tienes algún problema al instalar alguna actualización.


¿Te he convencido de la importancia de las actualizaciones?




Post relacionados:


La primera vez que apareció el post Actualizaciones de Software: Imprescindibles fue en el blog de Todos Somos Clientes.


Licencia de Creative Commons
Actualizaciones de software: imprescindibles by 1 de N Tecnologías de la Información - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

miércoles, 4 de abril de 2018

Cómo Separar el Trabajo de la Vida Personal en Tu Ordenador

Separar la vida profesional de la personal es cada vez más difícil. Y es algo que nos une a emprendedores y trabajadores por cuenta ajena, también cuando esta diferenciación se refiere al uso del ordenador. Que levante la mano el que no se ha llevado nunca el portátil a casa para terminar un proyecto, o el que consulta su información personal a lo largo de la jornada laboral...


Realmente esta línea que se desdibuja cada vez más entre el trabajo y la vida privada es todo un problema. Por una parte el no poder distinguir claramente los asuntos profesionales y privados en nuestro portátil acaba por afectar a ambas facetas, así que cada vez nos cuesta más desconectar de las dos. Si el trabajo acaba por invadir nuestra vida personal, acabaremos por tener discusiones familiares y dejaremos el ocio arrinconado. Si es al contrario, nuestra productividad caerá en picado, incluso puede hacernos perder nuestro empleo.


Para que esto no ocurra, a continuación te doy algunos trucos para separar el trabajo de tu vida personal en tu portátil o tu ordenador de sobremesa.


Cómo separar el trabajo de la vida personal en tu ordenador


Lo básico


Separa claramente tu trabajo de tu vida privada en tu ordenador y en tus dispositivos móviles.


Lo ideal, aunque no es ni lo más cómodo ni lo más económico, es tener dos ordenadores diferentes.


Si tienes un ordenador de empresa, aún debes tener más cuidado a la hora de separar ambas facetas, puesto que pueden requerírtelo para actualizarlo, revisarlo o cambiarlo. Incluso te vendrá bien si te vas del trabajo y tienes que entregarlo, porque te será más fácil eliminar tus archivos personales al estar perfectamente identificados. 


Compartimenta el disco duro


Haz dos particiones en tu disco duro, una para la faceta profesional y otra para la personal.


Cifra ambas particiones. Las dos deberían ser seguras, pero mucho más todavía la que destines al trabajo.


Si el ordenador es propiedad de la empresa, puede que no te permitan hacer las particiones, así que tendrás que arreglártelas de otra forma. Para eso tendrás que tener bien diferenciadas y etiquetados los archivos, las aplicaciones y los perfiles.


Disco duro
 

Los perfiles


En caso de que no puedas hacer las particiones, puedes configurar perfiles diferenciados en tu navegador, uno para el trabajo y otro para el ocio.


Una buena opción es tener en cada perfil diferentes marcadores y extensiones. Incluso deberías sincronizar los dispositivos e información de forma diferenciada para cada uno.


Los perfiles diferenciados también son interesantes si tienes un smartphone. Si tu teléfono lo permite, utilízalos.


El escritorio


Una forma de compartimentar la parte profesional y privada es organizar bien el escritorio. Puedes utilizar una parte para cada faceta, utilizar iconos específicos, diferenciarlos con la denominación con mayúsculas o minúsculas... 


División entre trabajo y ocio


Los navegadores


También puedes emplear navegadores diferentes, uno para tu trabajo y otro para el ocio. Por ejemplo podrías emplear Chrome para asuntos profesionales y Firefox para los privados.

El correo


Esto último también vale para las aplicaciones de correo. Puedes tener una como Thunderbird para tu trabajo y Gmail para tu correo personal.


No facilites tu dirección de correo electrónico destinada a temas laborales para uso privado, y viceversa.  


Las aplicaciones


Ten en cuenta que es posible que el software y las aplicaciones que tengas para tu trabajo y para tu ocio pueden entrar en conflicto. Si es así, tendrás que decidir, aunque lo lógico es que primen las herramientas con las que te ganas el sustento.


El calendario


Mi consejo es que tengas tres calendarios. Uno para el trabajo, uno para tus asuntos particulares y otro que fusione ambos. De ese modo podrás organizarte de forma individual en cada ámbito y también de forma general.


Calendario


Los archivos


Guarda tus archivos en diferentes servicios de almacenamiento en la nube. Así te será más difícil mezclar información. Esta elección es menos confusa que si usas el mismo servicio con diferentes cuentas. El mero hecho de que sean interfaces y estilos distintos te ayudará a separarlos incluso mentalmente.


Seguridad


Evita entrar en páginas potencialmente inseguras y descargarte contenidos y aplicaciones que puedan poner en riesgo tu ordenador. Esto es aplicable tanto en tu parte profesional como en la privada. Es decir, si tu ordenador se infecta con malware porque has entrado en un sitio poco recomendable, afectará a todo lo que tengas en él, sin distinguir si se trata de tu trabajo o de tus cosas particulares.


¿Separas ya tu trabajo de tu vida personal en tu ordenador? Si no es así, espero que estos consejos te ayuden a poner en práctica una costumbre segura y saludable.




Post relacionados:

La Nube para Dummies
Consejos Informáticos para Emprendedores Novatos
Uso Seguro del BYOD en la Empresa 


La primera vez que apareció el post Cómo Separar el Trabajo de la Vida Privada en Tu Ordenador fue en el blog de Todos Somos Clientes. 


Licencia de Creative Commons
Cómo separar el trabajo de la vida personal en tu ordenador by 1 de N Tecnologías de la Información - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

miércoles, 28 de marzo de 2018

Cómo Descubrir si una Página Web es Fraudulenta

Internet es una herramienta de la que la mayoría ya no podemos prescindir, incluso los más reticentes. Nos abre las puertas a un mundo cada vez más grande y globalizado. Nos permite acceder a un volumen de información instantánea que hace pocas décadas nos parecía ciencia ficción.


Y a pesar de que tiene ventajas innegables, lo cierto es que también tiene inconvenientes. Algunos específicos del medio, y otros que son los mismos que en el mundo off-line: delincuencia, fraude, mentiras, acoso...


En este post quiero centrarme en uno de esos inconvenientes: en las páginas fraudulentas. Porque son un verdadero problema para los usuarios, puesto que ponen en riesgo su seguridad a todos los niveles, desde su privacidad a sus finanzas.


Te invito a que sigas leyendo para saber para qué usan los delincuentes las páginas fraudulentas, como identificarlas y cómo actuar antes ellas.


Cómo descubrir si una página web es fraudulenta
 

Para qué las usan los delincuentes


  • Para hacerse con tus datos personales y lucrarse con ellos; bien utilizándolos para hacerse con tu dinero de forma directa, bien para suplantarte y realizar todo tipo de operaciones.


  • Para venderte productos falsificados como auténticos.


  • Para engañarte con la supuesta venta de artículos que nunca llegarán a tus manos.


Cómo identificarlas


  • La forma de intentar captarte es enviarte un correo electrónico o una publicación en redes sociales con ofertas y el enlace a la página fraudulenta. Si no te has registrado previamente en el sitio oficial para que te envíen newsletters o si no sigues a una marca en concreto en las redes, desconfía automáticamente de comunicaciones con ofertas y promociones.


  • El dominio es similar al del sitio legítimo al que quiere suplantar, aunque tendrá ciertas diferencias: una extensión distinta (.net, .com, .org...), letras cambiadas, guiones que no incluye la marca original, caracteres especiales, etc.


  • El logo puede mostrar algunas diferencias respecto al original, desde la resolución hasta el color. 


  • La redacción de las comunicaciones y las propias páginas es cuanto menos deficiente. Suelen abundar los errores ortográficos y gramaticales.


  • Si el texto parece obtenido con un traductor automático, también deberías desconfiar.


  • No aparecerán los datos de la empresa o el profesional responsables de la web ni en el Acerca de, ni en la Política de privacidad ni en los Términos y condiciones de uso; ni siquiera en el pie de página del sitio. De esa forma no podrás recurrir a nadie en caso de problemas, algo muy conveniente si lo que quieren es engañarte.


  • En el caso de tiendas on-line falsas indicarán que no se admiten devoluciones u otras condiciones de venta que no cumplen con la legislación vigente en España.


Alerta, fraude


  • Los artículos que se venden en una página fraudulenta también serán falsos o estarán copiados descaradamente de los originales, fíjate en su diseño, sus colores, sus embalajes, etc. 


  • En el caso de que se trate de una tienda on-line, los precios de venta serán escandalosamente baratos, lo que te debe hacer desconfiar inmediatamente. Un precio muy bajo no es el resultado un proveedor con muy buena voluntad que no quiere que despilfarres tu dinero y que no quiere beneficio alguno, sino que esconde siempre un fraude. En unas ocasiones implicará que el artículo no llegará nunca, en otras que se tratará de una burda falsificación.


  • A la hora de realizar los pagos, en las páginas fraudulentas te pedirán los datos personales y los de la tarjeta de crédito a través de una página no segura, sin cifrar y sin certificado (no https://). En ningún momento te remitirán a tu banco a través de una pasarela de confirmación, lo que deja tus datos a merced de cualquiera que quiera utilizarlos.


  • Es probable que la página tenga mucha publicidad y ésta será bastante agresiva o atrayente.


  • Puede que aparezcan mensajes para que realices alguna acción antes de poder continuar navegando en la página o acceder al contenido completo: pinchar en algún lugar, rellenar una encuesta, contestar preguntas...


Qué hacer


  • Accede a la página oficial, pero no desde los enlaces que aparezcan en correos o redes sociales. Si hay discrepancias entre una y otra, la otra es un gancho de los delincuentes.


  • Comprueba que la página en la que debes introducir tus datos personales y financieros utiliza el protocolo https:// y está etiquetada como segura en la barra de direcciones del navegador


  • Investiga los comentarios en buscadores o redes sociales y comprueba si se mencionan acciones y ventas fraudulentas procedentes de esa página.


Navegando por Internet


  • Si dudas, ponte en contacto con el proveedor, a través del formulario o del correo electrónico. Si no te responden o lo hacen en otro idioma, también deberías abandonar para siempre el sitio y no dar ni datos personales ni hacer compras en él.


  • Hablando de contacto, cuidado en el caso de que sea a través de teléfono. Fíjate en los prefijos, para comprobar que no sea un número internacional o de tarificación internacional, porque puedes pagarlo muy caro cuando te llegue la factura telefónica.  


  • Utiliza el servicio de WHOIS para comprobar quién es el propietario del dominio y cuándo se registró éste. Si el registro es muy reciente, es muy posible que el sitio sea fraudulento, ya que los suelen tener activos poco tiempo para evitar ser detectados y los cambian enseguida para seguir con sus actividades delictivas.


  • Hay extensiones o complementos de los navegadores más habituales que también pueden servirte para comprobar si un sitio es fraudulento o no.  Por ejemplo tienes Browser JSGuard para Firefox y para Chrome.


  • Puedes utilizar ScamAnalyze, con la que puedes analizar si la página es legítima y no es sospechosa de hacer scam (fraude). Con esta herramienta puedes comprobar la reputación del sitio, su seguridad y si está o no en alguna lista de páginas maliciosas o fraudulentas.


  • Evita pagar con transferencias bancarias siempre que puedas, especialmente si es la única forma de pago que ofrece la página,  porque tendrás menos protección que con las tarjetas de crédito y débito.


  • Ante la más mínima duda, sal de la página inmediatamente y no te arriesgues.


Y si ya te ha engañado


  • Primero intenta ponerte en contacto con el sitio web para reclamar. Puede que haya una remota posibilidad de que consigas algo.


Ciberdelincuente


  • Recopila pantallazos, correos y cualquier otra comunicación que hayas tenido con el contacto de la página.


  • Denuncia al sitio web ante la Policía o la Guardia Civil para que puedan investigarlo y, si es posible, detener a los responsables.


  • Comunica el problema a tu entidad bancaria para que cancelen la operación o la tarjeta de crédito.




  • Cuéntalo en redes sociales y foros, para que otros no caigan en el engaño. 


Espero que no tengas que enfrentarte nunca a una página fraudulenta, y si lo haces, al menos que este post te ayude a detectarla y evitar caer en manos de los ciberdelincuentes.




Post relacionados:

Phising: Evitar Morder el Anzuelo
HTTPS para Tu Web: Ya No Te Queda Otra 
Cómo Evitar el Fraude con Tus Tarjetas de Crédito


La primera vez que apareció el post Cómo Descubrir si una Página Web es Fraudulenta fue en el blog de Todos Somos Clientes.


Licencia de Creative Commons
Cómo descubrir si una página web es fraudulenta by 1 de N Tecnologías de la Información - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

¿Ya nos sigues por correo electrónico?